NAIZ
Donostia

Lakua y una quincena de empresas crean otra alianza público-privada: Basque Ecodesign Center

Catorce potentes empresas con sede o con presencia en la CAV –entre ellas, Iberdrola, CAF, Eroski, Arcelor o Kutxabank– han constituido junto al Gobierno de Lakua un «think tank» para reflexionar sobre la transformación del tejido industrial en el marco de los retos ambientales fijados por la UE.

La presentación del Basque Ecodesing Center ha tenido lugar en Donostia. (Jose Ignacio UNANUE | IREKIA)
La presentación del Basque Ecodesing Center ha tenido lugar en Donostia. (Jose Ignacio UNANUE/IREKIA)

BEA-AVB es una «alianza público-privada» puesta en marcha para «diversificar la economía de Euskadi y contruibir a un desarrollo sostenible». La Alianza Vasca por la Bioeconomía fue creada en diciembre de 2019 con la integración de diez empresas de sectores como la madera, los cosméticos o los bioplásticos y el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno de Lakua.

Apenas un mes más tarde, en enero de 2020, vio la luz Aixeindar, otra «alianza público-privada», con el objetivo de impulsar la energía eólica en la CAV. En este caso apenas hay un socio privado, Iberdrola, y otro público, el Ente Vasco de la Energía (EVE).

Este miércoles, el Gobierno de Lakua y 14 empresas han acordado «la alianza publico-privada en ecodiseño y economía circular más importante del Estado», bautizada Basque Ecodesign Center.

Son solo tres ejemplos de la estrategia que mantiene el Ejecutivo de Iñigo Urkullu, que está tejiendo una enmarañada red de colaboraciones que, en principio, parecen repetirse tanto en objetivos como en participantes, aunque barajando los nombres de los integrantes de distintas maneras.

Catorce firmas potentes

Una de las empresas que participan en este nuevo ‘centro’ es Iberdrola –la mitad de Aixeindar–. Junto a ella aparecen otras grandes firmas: Arcelor Mittal Sestao, Batz Group, CAF, Cie Automotive, EDP España, Eroski, Grupo Campezo, Kutxabank, Ormazabal Velatia, Orona, Siemens-Gamesa, Vicinay Sestao y Viuda de Sainz.

Por la parte pública, sin contar a la entidad bancaria, aparecen Ihobe («sociedad pública de gestión ambiental»), SPRI y el Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibiliad y Medio Ambiente que dirige la consejera Arantxa Tapia. 

Según la nota oficial, esta alianza «representa una importante movilización del sector industrial vasco hacia esquemas más sostenibles en línea con la estrategia marcada por el Pacto Verde Europeo y el Basque Green Deal».

Un «think tank» para una reflexión anual

Ciertamente, es destacable «la dimensión económica de sus integrantes», pero lo difícil es entender qué aporta de nuevo esta iniciativa. Porque, por ejemplo, Batz y Cie Automotive ya son socios en ACICAE, el Clúster Vasco de la Automoción, cuyas actividades también van dirigidas a impulsar la innovación en el marco del teórico desarrollo sostenible que defienden las instituciones autonómica y europea.

«Colaborar y tejer alianzas es la base firme para seguir ganando competitividad, generar actividad, riqueza y empleo de calidad». Son palabras del lehendakari de la CAV, Iñigo Urkullu, en el acto realizado el 5 de julio de 2018 para conmemorar el 25º aniversario de ACICAE.

Y estas las ha pronunciado Arantxa Tapia este miércoles: «Esta alianza quiere contribuir a la transformación del tejido industrial vasco para que Euskadi pueda afrontar con solvencia los retos ambientales de los próximos años».

En la práctica, se creará un think tank en el que estas empresas y el Ejecutivo de Lakua «realizarán anualmente una reflexión estratégica sobre los retos en economía circular para el tejido empresarial vasco». Y, como resultado de esta reflexión, «se generarán recomendaciones para la mejora de la política ambiental del País Vasco y se adoptarán compromisos por parte de las empresas al más alto nivel».

«La consecución de una economía climáticamente neutra y circular en Euskadi exige la plena movilización de la industria. Se necesitan veinticinco años, una generación, para transformar un sector industrial y todas las cadenas de valor», ha indicado Tapia.

Medición de la huella ecológica

Coincidiendo con la firma de este acuerdo, el Basque Ecodesign Center ha presentado una guía metodológica y una herramienta para que las organizaciones ‘fundadoras’ puedan calcular su huella ambiental corporativa, si bien se ha indicado que algunas ya lo han hecho, como CIE Automotive, EDP, Iberdrola, y Vicinay Sestao.

Se trata de una medida del comportamiento ambiental de una empresa que proporciona bienes o servicios, con la perspectiva de todo el ciclo de vida.

La guía presentada por el nuevo ‘center’ pretende facilitar el cálculo de este indicador a las empresas vascas «de la forma más eficiente posible». También pueden aplicar esta metodología entidades de la Administración Pública u organizaciones sin ánimo de lucro.