NAIZ

El LABI se reúne con la opción de establecer nuevas restricciones sobre la mesa

Los técnicos del LABI se reúnen esta mañana y el Consejo Asesor lo hace por la tarde, después de que Urkullu señalase ayer que «se profundizará en las posibilidades» de la Ley Antipandemia tras los malos números presentados en las últimas jornadas.

Iñigo Urkullu encabezando la reunión del LABI del miércoles pasado.       (IREKIA)
Iñigo Urkullu encabezando una reunión anterior del LABI. (IREKIA)

El LABI vuelve a reunirse hoy con la posibilidad de establecer nuevas restricciones sobre la mesa. Ayer la CAV registró el número de casos positivos más alto de toda la pandemia, 1583, si bien es cierto que al principio no se contabilizaban todos los casos y el seguimiento era más complicado.

Además, la incidencia acumulada en 14 días por cada 100 000 habitantes se ha elevado a 630 (según los datos ofrecidos ayer) y el número de pacientes en la UCI también tiene una clara tendencia al alza.

De esta forma, los técnicos del LABi se reunirán por la mañana y el Consejo Asesor, con la representación de las distintas instituciones de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, lo hará a partir de las 16.30, donde analizarán las recomendaciones de los técnicos.

Será el lehendakari Iñigo Urkullu quien, a partir de las 18:00, informará en rueda de prensa sobre las decisiones adoptadas. Ayer ya señaló que «se profundizará en las posibilidades» de la Ley Antipandemia aprobada a finales de junio.

El portavoz de Lakua, Bingen Zupiria, no ha descartado nuevas medidas. «El lehendakari, en todo este tiempo, ha querido actuar con unos elementos de referencia, como han sido los planes Bizi Berri, en los que están marcadas las decisiones que se pueden tomar en función de la incidencia de la enfermedad», ha indicado.

En este sentido, ha recordado que hace 15 días así lo hizo y se tomaron una serie de medidas que anunció en una comparecencia, en la que también explicó que, si fuera necesario, recurriría a otras restricciones «que se pudieran adoptar}.

La reunión del LABI llega en pleno empeoramiento de los principales indicadores de la pandemia: la incidencia acumulada en 14 días por cada 100 000 habitantes se ha disparado a 630 y el número de pacientes en la UCI se ha duplicado en unas semanas.