El Eibar se impone en el derbi guipuzcoano de Segunda ante un Sanse que no se rinde (2-3)

Un tanto de Stoichkov en el minuto 18 ha permitido a los azulgranas jugar con marcador a favor y encarrilar el partido en el segundo tiempo con otros dos tantos de Corpas y Stoichkov. Cuando todo parecía perdido, el filial ha reaccionado y los goles de Karrikaburu y Alkain han dado emoción al final.

Los jugadores azulgranas celebran el primero de los dos goles de Stoichkov. (Jon URBE/FOKU)
Los jugadores azulgranas celebran el primero de los dos goles de Stoichkov. (Jon URBE/FOKU)

El Eibar ha ganado al Sanse (2-3) en un derbi guipuzcoano en el que ha demostrado la diferencia entre un equipo recién descendido construido para volver a la máxima categoría y otro que compite tras su ascenso a Segunda hasta cuando tiene todo perdido.

El equipo de Gaizka Garitano ha demostrado su mayor nivel con una plantilla formada por jugadores que han jugado en Primero o están cerca de hacerlo ante un filial que solo con el partido ya sentenciado ha reaccionado para marcar dos goles y dar emoción a los últimos minutos.

El Eibar ha empezado mejor y fruto de esa superioridad se ha adelantado en un saque de esquina en el que ha aprovechado la defensa del Sanse, con cinco jugadores en zona y solo tres incapaces de controlar a los cinco que entraban a buscar el balón. Lo ha buscado Esteban Burgos en una zona en la que no estaba ningún defensor y su asistencia la ha aprovechado Stoichkov para fusilar a Gaizka Ayesa.

A partir de ahí, el Eibar ha dejado la iniciativa al Sanse, bien cerrado para que el balón no llegara a los cuatro jugadores más adelantados para dejar en evidencia las limitaciones en ataque de dos medios centros como Pokorny, especialmente, y Aldasoro.

El filial apenas ha inquietado en el primer tiempo en una falta directa de Roberto López que Cantero ha despejado sin que Valera acertara en la segunda opción y en un par de centros laterales que no han encontrado rematador.

Cambios

En el minuto 25 Xabi Alonso ha intercambiado las posiciones de sus dos jugadores de banda para jugar como ha sido habitual hasta ahora, con Djouahra en la derecha y Valera a la izquierda más centrado para dejar el carril a Romero y con ese cambio el filial ha mejorado.

Tras el descanso el técnico tolosarra ha dado entrada a Alkain en la derecha y ha colocado a Djouahra en la posición del sustituido Roberto López y esos cambios no han tenido los mismos efectos positivos y Corpas ha marcado el 0-2 en el minuto 52 al rematar un perfecto servicio de Toño García, que ha aprovechado las carencias de Blasco en velocidad con los espacios por una autopista que también ha aprovechado Stoichkov para marcar el tercer gol con la ayuda de Ayesa.

Con el partido ya sentenciado, los dos entrenadores han aprovechado para realizar los cambios, el Eibar se ha relajado y el Sanse se ha venido arriba. Jon Karrikaburu ha marcado su segundo gol en cuatro partidos en Segunda al rematar un centro de Blasco en el minuto 73, Romero ha tenido un buen remate que Cantero ha desviado a saque de esquina y Alkain ha aprovechado en el 85 un despeje del portero azulgrana para marcar el 2-3 y dar emoción a los últimos minutos.

Xabi Alonso ha alineado a Ayesa; Blasco, Glez. Zarate (m. 85, Martón), Arambarri, Romero; Pokorny (m. 68, Kortajarena), Aldasoro, Roberto López (m.46, Alkain); Valera (m. 65, Martín), Karrikaburu y Djouahra (m. 65, Garrido).

Gaizka Garitano se ha decantado por jugar con tres centrales con Cantero; Tejero, Burgos, Etxeita, Glauder, Javi Muñoz; Edu Expósito (m.72, Sielva); Corpas (m. 80, Rahmani), Stoichkov (m.72, Quique), Toño García; Fran Sol (m. 65, Blanco Leschuk).

Garitano: «Siete puntos en los tres últimos partidos»

Gaizka Garitano ha destacado tras la victoria que «en los últimos tres partidos llevamos siete puntos y estoy contento. La pena es sufrir tras ponerte 3-0 con 70 minutos muy buenos, pero esto es el fútbol y eso nos servirá como experiencia para ver que el partido no se acaba hasta el minuto 96».

En la misma línea el técnico del Eibar ha añadido que «hemos sido mejores 70 minutos y en los veinte finales ellos han estado mejor. Ha sido un partido chulo para ver, con goles, ocasiones, con fases de dominio. Hemos hecho un buen partido y ellos no se han rendido hasta el final. Normalmente cuando vas 0-3 bajas los brazos, pero ellos han seguido y nos han puesto las cosas difíciles. Ha sido bonito para el espectador».

Sobre la decisión de jugar con tres centrales, Gaizka Garitano ha comentado que «hemos creído que era lo mejor para este partido. Creíamos que podíamos defender mejor así, tapar espacios interiores y apretar su salida de tres. Ha sido mérito de los jugadores. Nosotros somos capaces de utilizar los dos dibujos, los tenemos bastante trabajados y tenemos que amoldarnos a jugar con los dos».

Para acabar ha recordado que «un equipo que quiere estar arriba y gana 0-3 no debe dejar meterse dos goles, pero ellos juegan. Nos han hecho el primer gol y tras empezar perdiendo los dos primeros partidos, eso al equipo le ha generado desconfianza. Tenemos necesidad de ganar desde le principio y cuando nos han metido el primero nos ha entrado el miedo. La victoria nos da confianza y tiempo. Todo el equipo es nuevo. Solo ha jugado un jugador del año pasado y necesitamos mientras sacamos resultados tiempo para que todos se conozcan más».

Xabi Alonso: «Hay que pelear hasta el final»

Xabi Alonso ha analizado que «es un partido que ha tenido dos fases. No hemos estado cómodos en una y en otra hemos seguido creyendo a pesar de las circunstancias de perder 0-3 un partido que afrontábamos con muchas ganas. En esos momentos te puedes dejar llevar, pero doy mucho mérito a lo que hemos hecho para valorar el espíritu del equipo y el compromiso. En el fútbol hay que pelear hasta el final porque puede pasar un milagro que casi se ha dado hoy».

Ha reconocido que el cambio de esquema del Eibar «nos ha creado más dificultades. Desde que nos han encontrado la espalda del carril han empezado a creer y nos ha costado dominar el partido como solemos intentar hacerlo. A ellos se les veía más cómodos que nosotros. Llegábamos tarde, nos iban minando y ellos crecían. Estábamos en el partido, pero nos ha costado más a través de nuestro juego tener el control y el 0-3 es una mezcla de aciertos de un equipo y los errores del otro. Es la historia del fútbol. No estábamos como nos hubiera gustado».

Xabi Alonso ha destacado que «los cambios nos han dado otra energía. Nos han hecho creer por cómo han entrado y por cómo han transmitido. Con el gol de Karri los aficionados también nos han empujado y con el 2-3 nos han llevado a un empate que parecía imposible. Todos son importantes, todos lo saben y pueden ser determinantes».

Preguntado por la convocatoria de Turrientes y Lobete para el primer equipo cuando el segundo estaba ya en Anoeta, el tolosarra ha dejado claro que «el primer equipo tiene prioridad absoluta. Este año tenemos dos misiones muy exigentes. Por una parte estamos para ser el soporte del primer equipo, que tiene una temporada muy exigente jugando en Europa, y por otro lado vamos a tener que ser competitivos en Segunda. A ver si somos capaces de equilibrar esas dos misiones que tenemos. En el camino pueden pasar estas cosas, pero estamos aquí para competir y para ayudar al primer equipo. Esto no es algo que ha pasado por primera vez ni será la última».