La Real arranca su periplo europeo con un sufrido empate en el feudo del PSV Eindhoven

Los de Países Bajos se han adelantado a la media hora, pero los goles de Januzaj e Isak han volteado el marcador antes del descanso. En la segunda mitad los locales han empatado, y en la recta final la Real ha defendido su punto con uñas y dientes (2-2). Datos y estadísticas del partido.

Isak marca el gol que en ese momento ponía por delante a la Real. (OLAF KRAAK ( AFP)
Isak marca el gol que en ese momento ponía por delante a la Real. (OLAF KRAAK ( AFP)

La Real ha conseguido un valioso punto en su estreno en la Europa League, después de empatar a dos en el campo de un PSV Eindhoven que ha mostrado sus credenciales para pelear por la cabeza del grupo B, en el que el Mónaco se ubica como líder tras derrotar al Sturm Graz austriaco gracias a un solitario gol de Diatta en el 66. Los del Principado visitarán Anoeta dentro de dos semanas.  

El primer contratiempo para los realistas ha llegado en el calentamiento. Silva ha sentido molestias –posible rotura en el sóleo, según Imanol Alguacil– y su lugar en el once lo ha ocupado Guevara. Los locales han salido mandones, metiendo a la Real en su área en muchos momentos. Sin embargo, solo eran capaces de crear peligro en disparos lejanos, como uno de Zahavi que ha sacado Remiro y otro de Madueke que se ha marchado rozando el palo.

Entre medias, Isak ha robado un balón peligroso, pero no ha sido capaz de desbordar al último defensa rojiblanco. El PSV cometía errores en la zaga que los donostiarras podían aprovechar.

Casi lo logra Januzaj a los 25 minutos, pero su misil ha dejado tiritando el larguero de Drommel. Del posible 0-1 se ha pasado al 1-0, cuando Remiro no ha conseguido atajar un duro centro raso de Madueke y Gotze, el más peligroso del conjunto de Países Bajos, ha mandado el rechace a la red (m.31).

Inmejorable reacción

La reacción realista ha sido inmejorable, de la mano de la banda derecha formada por Zaldua y Januzaj. Un centro del lateral lo ha rematado el belga para poner el empate, y otra jugada entre ambos –segunda asistencia del donostiarra– ha permitido a Isak hacer el 1-2 en el minuto 38. Siete minutos han bastado para darle la vuelta al electrónico, para locura del más de medio millar de hinchas blanquiazules que lo han vivido en directo.

La segunda mitad ha ido subiendo en dureza según transcurrían los minutos y a los de Imanol les ha costado más hacer peligro. En el 54, Gotze se ha deshecho de Zaldua ha hecho y ha servido magistralmente a Gakpo, quien ha fusilado a Remiro (2-2).  

El de Orio ha tenido que mover muchas piezas sobre todo en defensa –Le Normand se ha ido con problemas en la cadera–, metiendo a Zubeldia, Pacheco, Gorosabel y el potrillo Romero. Los últimos minutos han sido agónicos, con el PSV volcado y la Real achicando. Oyarzabal ha tenido el 2-3 en un mano a mano con el portero en un grave error de un defensa, pero Teze también ha tenido dos buenas ocasiones para dejar los tres puntos en casa.

Al final un punto al bolsillo en un estadio complicado, no es ni de lejos una mala manera de empezar la competición.