Ariane Kamio
Donostia

Icíar Bollaín: «Hemos tratado de hacerlo con respeto porque es un tema muy doloroso»

‘Maixabel’, la cinta dirigida por Icíar Bollaín y basada en la figura de Maixabel Lasa, ha tenido una grata acogida en Zinemaldia. Sus protagonistas han contado los detalles del rodaje.

Icíar Bollaín, en el centro, acompañada de los actores Blanca Portillo y Luis Tosar. (Gorka RUBIO/FOKU)
Icíar Bollaín, en el centro, acompañada de los actores Blanca Portillo y Luis Tosar. (Gorka RUBIO/FOKU)

‘Maixabel’ se ha estrenado en la Sección Oficial de Zinemaldia. Bajo la dirección de Icíar Bollaín y protagonizada por Blanca Portillo en el papel de Maixabel Lasa y Luis Tosar, en el de Ibon Etxezarreta, la cinta narra los encuentros que mantuvo la viuda de Juan Mari Jauregi con los presos que participaron en la muerte de su marido.

La cinta ha recibido una gran ovación tras su proyección de esta mañana en el Kursaal donostiarra y ha generado expectación en la prensa. En una sala casi abarrotada, la propia Bollaín, acompañada por Portillo y Tosar, han ofrecido los detalles del rodaje y de la película. «Lo que más miedo te da es hacerlo con respeto porque hablas de un tema muy doloroso para muchas personas y quieres hacerlo bien. Hemos intentado tratar los personajes con humanidad, con verdad, que es algo que me tranquilizó. Le han dado una verdad a lo que estábamos contando y eso era lo que necesitábamos».

La idea de llevar la historia a la gran pantalla surgió en el año 2011, según el productor Koldo Zuazua. «La idea surgió a raíz de las lecturas del diario ‘El País’ en el 2011 sobre los encuentros que estaban teniendo lugar en Nanclares de la Oca. Nos pareció algo insólito que estuviesen subiendo estos encuentros en un entorno civil y sin distorsiones políticas. Iniciamos trabajos para un documental y luego vimos que era más efectivo llevarlo a la ficción».

Los actores también han tomado la palabra y han hecho hincapié en la sensibilidad del material que tenían en las manos. «Recuerdo la sensación al hablar con Icíar de que cada cierto tiempo nos invadía una tristeza muy profunda cuando comentábamos el guion. Hay mucho dolor reflejado en esta historia, es inevitable, y como actores es inevitable que lo absorbamos. Hubo momentos muy especiales en esta película», ha señalado Tosar.

Blanca Portillo se ha pronunciado en una línea muy similar. «Todo ha sido muy generador. Lo vives a través de los ojos de los demás. Es un proceso distinto a como sueles hacerlo en otros casos, porque la implicación emocional es muy importante. Hubo muchos nervios, mucha angustia».