Osasuna inicia un exigente calendario con seis importantes escollos en apenas mes y medio

Durante mes y medio, Osasuna va a tener que afrontar un exigente calendario competitivo que se inicia este domingo en Villarreal, encuentro para el que parece poco probable que puedan estar Aridane y Budimir.

El Villarreal es el primer escollo de una travesía montañosa de seis partidosl iigueros seguidos que deberá afrontar Osasuna durante mes y medio. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)
El Villarreal es el primer escollo de una travesía montañosa de seis partidosl iigueros seguidos que deberá afrontar Osasuna durante mes y medio. (Jagoba MANTEROLA/FOKU)

El importante colchón de puntos que ha sumado Osasuna en las ocho jornadas hasta ahora disputadas le puede venir de perlas a la vista del exigente calendario que le aguarda en apenas mes y medio. Villarreal, Granada, Real Madrid, Sevilla, Real y Atlético es la lista cronológica de rivales a los que deberá enfrentarse en las próximas semanas.

Para el choque de este domingo frente al submarino amarillo no parece que vayan a estar disponibles ni Aridane ni Budimir. Tanto el central canario como el ariete croata no han participado en la sesión matinal de este jueves, por lo que su regreso a los terrenos de juego deberá esperar aún cierto tiempo.

Los de Jagoba Arrasate tienen un grato recuerdo de su última visita al feudo villarrealense, donde el pasado mes de abril lograron la victoria (1-2), gracias a las dianas de Moncayola y el citado Budimir. El conjunto castellonense no ha comenzado el ejercicio al nivel que se le esperaba, acusando sus compromisos europeos.

De los diez compromisos oficiales que ha disputado hasta el momento, solo ha ganado en dos, pero también es cierto que únicamente ha encajado una derrota –ante el Manchester United en Old Trafford–, siendo el empate la tónica generalizada de sus partidos.

Sin embargo, sus dos últimos encuentros caseros los ha saldado con victoria (4-1 al Elche y 2-0 al Betis), intercalando entre ambas un meritorio punto cosechado a domicilio frente al Real Madrid. Con esa clara mejoría en su juego y resultados se presenta el duelo frente a los rojillos.

Tras el desplazamiento a tierras castellonenses, Osasuna recibirá al Granada en El Sadar el viernes, 22. El cuadro andaluz ha acusado la marcha de Diego Martínez de su banquillo, está a solo dos puntos del descenso y apenas ha logrado un triunfo, aunque de mérito, frente al Sevilla.

Dos derrotas y otros tantos empates son el bagaje foráneo de un equipo al que los rojillos vencieron en su último enfrentamiento a finales de enero pasado (3-1), pero que siempre ha opuesto una considerable resistencia y generado peligro en sus visitas.

En el Bernabéu, entre semana

En una jornada entre semana, la escuadra navarra deberá jugar en el Santiago Bernabéu el 27, apenas tres días después de que los blancos hayan disputado el clásico frente al Barcelona, de lo que pueden salir beneficiados los rojillos dados los daños colaterales que siempre genera un partido de esas características.

Casi 16 años lleva Osasuna sin puntuar en el Santiago Bernabéu, donde lleva acumuladas una docena de derrotas consecutivas, casi todas ellas ligueras y una en Copa. La última vez que logró sumar fue a mediados de diciembre de 2005, en la temporada histórica que accedió a la previa de la Champions.

Sin tiempo para posibles lamentaciones, los pupilos de Arrasate deberán afrontar otro duro desplazamiento. El día 30, sábado, saltarán al césped del Sánchez Pizjuán, otro feudo en el que los marcadores tampoco han sido propicios últimamente.

Apenas un empate en los últimos doce compromisos que se han celebrado allí, incluida una amarga derrota (2-0) en el encuentro de vuelta de las semifinales de la antigua Copa de la UEFA de la temporada 2006-07.

Para no bajar el nivel de exigencia, el primer fin de semana de noviembre, con fecha y horario todavía por determinar, se jugará en El Sadar el derbi entre Osasuna y Real, dos equipos que se conocen bien por los numerosos compromisos oficiales y amistosos que vienen jugando últimamente.

Además, los recientes duelos ligueros han estado marcados por una importante dosis de emoción, aunque finalmente los resultados siempre han caído del lado txuri urdin, sumando el bloque guipuzcoano tres victorias en las últimas veces que ha visitado Iruñea.

Con cierto desahogo por el parón de selecciones que habrá a mediados de noviembre, Osasuna volverá a viajar a Madrid el fin de semana siguiente, pero en este caso al Wanda Metropolitano, donde la pasada campaña ya se las hizo pasar canutas al Atlético para lograr tres puntos vitales en su lucha por el campeonato liguero.

En definitiva, seis partidos frente a adversarios de un teórico superior nivel, ante los que hay poco que perder y a los que se puede dar más de un susto si el equipo navarro conserva el desparpajo que ha mostrado hasta ahora, especialmente con el dominio del balón y en facetas ofensivas.

Mónaco y Álvaro Fernández abonarán 375.000 euros

El litigio que enfrentaba hasta ahora a Osasuna con el Mónaco y el portero Álvaro Fernández finalmente se va a resolver con el abono de estos dos últimos de 375.000 euros a la entidad rojilla antes del próximo 15 de diciembre, tal y como ha comunicado el club navarro.

Osasuna ha valorado positivamete este acuerdo entre las partes para evitar «la incertidumbre que conlleva un proceso judicial fuera ya de la vía deportiva tras la sentencia desfavorable del TAS (octubre de 2020) y que pone punto final a un proceso que se ha alargado demasiado en el tiempo».

Hay que recordar que dicha decisión del TAS condenó al club al pago de las costas del arbitraje, además de 2.700 euros al guardameta riojano y 4.500 al Mónaco. Tras ese varapalo, Osasuna interpuso una denuncia en la justicia ordinaria reclamando una indemnización de 13 millones.