PNV, EH Bildu y PSE ponen la base institucional de un futuro acuerdo sobre el sistema educativo

PNV, EH Bildu y PSE han acordado hoy crear una ponencia abierta en el Parlamento para alcanzar un amplio acuerdo sobre el futuro Sistema Educativo Vasco que sirva de base a la futura Ley de Educación. Elkarrekin Podemos-IU ha apoyado la propuesta con algunas reticencias.

José Manuel Gil, único representante de Cs en la coalición con PP, ha basado su moción en recortes de prensa.
José Manuel Gil, único representante de Cs en la coalición con PP, ha basado su moción en recortes de prensa.

En respuesta a una moción presentada por PP+Cs en una poco camuflada defensa del modelo A y para que «se refuerce la red concertada en la CAV», PNV, EH Bildu y PSE han presentado una enmienda conjunta por la que se acuerda «la constitución de una ponencia en el marco de la Comisión de Educación que permita definir las bases para alcanzar un amplio acuerdo sobre el futuro Sistema Educativo Vasco».

La enmienda común –que ha sido aprobada con los votos de toda la Cámara salvo el grupo de PP+Cs, que se ha abstenido– recoge que en la ponencia podrán participar «mediante comparecencias públicas, entre otros, expertos, agentes sociales y responsables de las administraciones».

Se añade además que las conclusiones que se obtengan en el trabajo de la ponencia «se remitirán al Departamento de Educación del Gobierno Vasco para que constituyan la base de la futura Ley de Educación de Euskadi».

Posiciones de los enmendantes

Durante el debate, el representante del PSE, José Antonio Pastor, ha asegurado que su grupo –y en general todos los firmantes de la enmienda– no querían caer en el debate propuesto por PP+Cs, y ha defendido el «compromiso del consejero de que la ley sea con el mayor consenso posible, precisamente por su importancia, cuando podría hacerse desde la mayoría del Gobierno». Ha señalado la ponencia como «lugar de encuentro en el que cada uno de nosotros pueda volcar lo mejor de sí mismo».

Ikoitz Arrese, en nombre de EH Bildu, ha señalado que el actual sistema educativo de la CAV «está agotado», porque «no responde a las necesidades del alumnado ni a nuestros retos como pueblo». Aunque, en contraste, también ha llamado la atención sobre los esfuerzos realizados desde el conjunto de la comunidad educativa con iniciativas que ha calificado de «modélicas».

La izquierda independentista observa «tres problemas estructurales» en el sistema educativo de la CAV. Uno, la marcha atrás que se está dando en la euskaldunización con la evidencia de que no todo el alumnado acaba el ciclo obligatorio dominando los dos idiomas oficiales. El segundo problema es la segregación que se da en función del sexo, el idioma y, sobre todo, el lugar de nacimiento y la situación económica. El tercer y último problema estructural es que la CAV carece de un marco propio y que todo se decide y regula desde Madrid.

Arrese ha propuesto la necesidad de un «debate en profundidad por encima del ruido mediático», reclamando que «seamos rigurosos para transformar la educación». Por otra parte, en relación al funcionamiento de la ponencia, ha asegurado que EH Bildu pretende ser la garantía de que se escuchen todas las voces de la comunidad educativa y expertos.

La parlamentaria del PNV Lexuri Arrizabalaga ha criticado algunas de las posiciones de PP+Cs y ha incidido en la voluntad de llegar a acuerdos amplios, a los que ha invitado también a Elkarrekin Podemos-IU y al propio José Manuel Gil, firmante de la moción. Según la representante jeltzale, será en la ponencia donde «limaremos aristas, también con EH Bildu, pero también con usted».

Apoyo con reticencias de EP-IU

Elkarrekin Podemos-IU ha votado a favor de la creación de la ponencia, aunque su parlamentario Iñigo Martínez ha augurado que el debate en su seno no será cómodo y ha asegurado que no apoyarán nada que no tenga como base la defensa de la red pública.

Ha explicado que se había ofrecido a su grupo la posibilidad de firmar la enmienda, pero que no lo habían hecho porque no han participado en el proceso «no reglado y mediático» que se ha dado hasta la fecha, donde ha habido conversaciones entre otros grupos. Elkarrekin Podemos-IU apoya la creación de la ponencia o, con más precisión, habría que decir que «no negaremos el debate».

Iñigo Martínez ha criticado que en el último Pleno de Política General el lehendakari, Iñigo Urkullu, adelantara en un año el calendario de aprobación de la Ley de Educación, lo que ha interpretado como un posible intento de coger a contrapié a algunos grupos. También se ha cuestionado que fuera «casualidad» que poco después EH Bildu aprobara e hiciera público su proyecto educativo.

PP+Cs, sin complejos

La moción presentada por la coalición de la derecha española ha sido defendida por José Manuel Gil, único parlamentario de Ciudadanos en la Cámara autonómica, y ha dejado claro que estaba motivada por lo que entiende como un acercamiento del Gobierno a la propuesta educativa realizada recientemente por EH Bildu.

En la moción registrada por PP-Cs se aboga sin complejos, por ejemplo, por que el Gobierno «garantice la adquisición de competencias básicas de todos los alumnos del sistema educativo vasco sin subordinarlo a la euskaldunización de los mismos».

En su propuesta, se instaba a que «el futuro proyecto de Ley de Educación que se está elaborando garantice de manera real y efectiva en la red pública la libertad de elección de las familias del idioma en el que estudian sus hijos».

También pretendía que en dicha ley «se mantenga y se refuerce la red concertada» y que esto se materialice «a través de una financiación adecuada que asegure la convergencia en indicadores clave, como el número de profesores por alumno, con los centros de titularidad pública».

La Ley de Igualdad sigue adelante

En el pleno de este jueves en el Parlamento de Gasteiz se ha dado vía libre a la continuidad de la tramitación del proyecto de ley de segunda modificación de la Ley para la Igualdad de Mujeres y Hombres, por incomparecencia del único grupo que había presentado una enmienda a la totalidad.

La representante del Grupo Mixto ha abandonado la sesión y renunciado a defender su enmienda a la totalidad en protesta porque la Junta de Portavoces hubiera forzado que el debate se realizara en este pleno, cuando ella pretendía hacerlo más adelante, retrasando así la tramitación de la ley con su único escaño.