El Sanse quiere volver a ganar en Anoeta ante un Oviedo que concede muy pocos goles

El filial blanquiazul no conoce la victoria como local desde la primera jornada y el equipo asturiano entrenado por Kuko Ziganda solo ha recibido tres tantos en sus últimos siete encuentros, en los que no ha encajado ninguna derrota.

Arambarri y Olasagasti, en el partido jugado contra la Ponferradina en Ipurua. (Jon URBE/FOKU)
Arambarri y Olasagasti, en el partido jugado contra la Ponferradina en Ipurua. (Jon URBE/FOKU)

El Sanse vuelve a jugar este domingo en Anoeta contra el Oviedo (18:15) tras el partido jugado como local el pasado domingo en Ipurua con la Ponferradina con la intención de sumar una nueva victoria como local que le aleje de la zona de descenso.

Xabi Alonso ya dijo en su rueda de prensa que cuenta para el partido con todos los jugadores alineados ante el equipo leonés y además estará pendiente de lo que puedan jugar ante el Mallorca con la Real Turrientes, Lobete y Djouahra para conocer si puede contar con algunos de ellos.

El partido será especial para Luca Sangalli, que se enfrentará por vez primera a su hermano Marco, jugador del Oviedo, El equipo asturiano llegará con las bajas de Pierre Cornud y de Luismi Sánchez y su entrenador Kuko Ziganda dijo en su rueda de prensa que el Sanse tiene «calidad, mucho ritmo y juega muy bien al fútbol».

El equipo con más empates

El entrenador navarro ha conseguido que el Oviedo sea el equipo menos goleado de Segunda con siete goles en nueve jornadas, tres en la siete últimas. Es junto al Zaragoza el equipo de Segunda que más empates suma, con seis, con dos victorias y una sola derrota en Almería en la segunda jornada (2-1).

Desde entonces no pierde y plantea muchos problemas a sus rivales. Por eso Xabi Alonso destacaba la importancia de volver a acabar un partido sin encajar gol en un duelo en el que será clave marcar primero.

La Real confiará para ese objetivo en sus dos máximos goleadores –Alkain (4) y Karrikaburu (3)– para sumar su segunda victoria como local tras la lograda en la primera jornada con el Leganés (1-0). Desde entonces ha perdido con Eibar y Huesca y ha empatado con Fuenlabrada y Ponferradina.

Por eso es importante sentirse fuertes en un campo de Anoeta que vivirá su último partido antes del cambio del césped y en el que será importante que acuda el mayor número de aficionados tras las pobres asistencias de los dos últimos encuentros como local.