En nombre del Grupo de Sanación de Bilgune Feminista
No todo vale

Previendo que esta situación se prolongue, pedimos que se actúe con proporcionalidad, sensatez, serenidad y que se apliquen políticas que tengan en cuenta las necesidades de las personas, con medidas para hacer frente al aislamiento y sus consecuencias.

2020/04/03

Ante la aparición del Covid-19, queremos plantear una serie de inquietudes, opiniones y preguntas que nos surgen en torno a la situación que estamos viviendo. Teniendo en cuenta las múltiples conclusiones que esta cuarentena y todo lo que escuchamos diariamente en torno a la misma, desde el Grupo de Trabajo de Sanación de Bilgune Feminista queremos compartir nuestra visión, con el fin de cuestionar el discurso predominante y que contribuya a abrir nuevas miradas sobre la situación.

Se habla constantemente de «salud» y «vida», entre las amistades, en casa, en las redes sociales, en los medios de comunicación o los políticos. Se han adoptado medidas severas para interrumpir la transmisión del virus, que pueden afectar al bienestar y la salud de las personas (aislamiento, sedentarismo, ansiedad, cuidados y dolores). Pero al mismo tiempo, han surgido alternativas ciudadanas que han reivindicado la necesidad del cuidado mutuo y colectivo y se han creado redes para ello: redes de ayuda vecinal, ofertas de formación gratuitas diversas...

En este contexto, nos gustaría traer al debate el carácter político que tiene la salud. De hecho, el enfoque de la salud que se está extendiendo con el tema del virus defiende la ausencia de enfermedades, y se dice que todos estamos metidos en una «guerra» contra ellas. El virus se nos presenta como un «enemigo» que viene de fuera (de otro país y desde fuera de nuestro cuerpo) y de ahí parte toda la intervención. Así, en lugar de poner el foco en la salud, se ha puesto en otra parte, es decir, en el miedo, en el control o en las diversas restricciones.

Pero ante el coronavirus, no todo vale. Deberíamos hablar más de nuestros cuerpos, de nuestros territorios y de nuestros modelos de vida. Y deberíamos preguntarnos cómo nos afectan la precariedad, los ritmos rápidos de vida, la pérdida de soberanía, la violencia, el estrés, la alimentación procesada y transgénica, la contaminación del aire, los cánones corporales, los dolores no expresados, los sistemas centrados en la producción, las privatizaciones de servicios, las comparaciones y autoexigencias, los juicios hacia los demás... Todo ello nos impide desarrollar la salud de una manera integral y, por tanto, nos mostramos mucho más vulnerables y débiles ante patógenos como virus u otros.

Nosotras asociamos la salud con la integridad, con el bienestar físico, emocional, mental y social, con las capacidades y oportunidades para llevar adelante nuestras vidas y proyectos vitales. Por eso, creemos que no ayuda la difusión de la histeria colectiva. Esta situación de alerta que estamos viviendo nos está provocando una incapacitación y una pérdida de poder sobre nuestro cuerpo. El miedo ha entrado en nuestros cuerpos y así estamos delegando el poder a ciegas: en los expertos, en los políticos y, también, en la Policía. Mediante la culpa y la personalización de la responsabilidad, se está poniendo todo el peso en el individuo: «¡Cuidado! ¡Si sales a la calle contagiarás y matarás a la gente!», «¡Denuncia al vecino!».

De esta manera, nos han convertido en cómplices de los mecanismos represivos que están despojando de las responsabilidades a las instituciones y a las élites. En estos días se han desplegado fuerzas policiales en pueblos, ciudades y carreteras, además de militarizar las fronteras. Se ha extendido el desconocimiento, la incertidumbre y el aumento de la represión como única fórmula para responder a la vulnerabilidad que vive la sociedad. Al parecer, sólo mediante el castigo somos capaces de actuar con sentido común, solidaridad o con responsabilidad. Pero sabemos que su presencia no hace sino aumentar la doctrina del «shock» y el control.

Esta situación de crisis ha hecho aflorar otra crisis que es de cuidados y bienestar viene de lejos, y nosotras queremos asumir nuestras responsabilidades, las que nos corresponden, ni más ni menos. Que no nos traten como a tontas. Consideramos cuestionable la proporcionalidad de las medidas adoptadas, ya que a través de la alarma se ha difundido información contradictoria. Por ejemplo, el año pasado, en 2019, en el Estado español se detectaron 270.000 casos de cáncer, de los cuales murieron 53.000. El año pasado se detectaron 525.300 casos de gripe y 6.300 fallecimientos por gripe y 10.000 por neumonía, por no mencionar otros miles y miles de muertes (datos facilitados por Karmelo Bizkarra Maiztegi). Se nos deben explicaciones y transparencia, en la medida en que son responsabilidades públicas.

Para cuando nos dimos cuenta, entramos en un arresto domiciliario. Pero no todas, queremos recordar a las que no pueden quedarse en casa, especialmente a las cuidadoras que atienden a los personas, enfermeras, auxiliares de enfermería, limpiadoras... La mayoría mujeres, y de sectores precarizados. Todavía, previendo que esta situación se prolongue, pedimos que se actúe con proporcionalidad, sensatez, serenidad y que se apliquen políticas que tengan en cuenta las necesidades de las personas, con medidas para hacer frente al aislamiento y sus consecuencias.

Que no nos precaricen más en nombre de nuestra salud, que no nos individualicen más, que no nos aislen ante múltiples violencias, que no reduzcan nuestros derechos, que no nos dejen sin sueldo o que no nos hagan responsables de todos los cuidados de los familiares. Porque la salud es mucho más que ir contra el virus, nos gustaría aprovechar esta parón para respirar, para dejar que la naturaleza se regenere, para reflexionar sobre las dinámicas de nuestro día a día y para imaginar vidas más habitables. Y cuando esto acabe, ante las consecuencias que la crisis va a tener en la salud, en la pérdida de soberanía y en la economía; y también ante las nuevas oportunidades que se van a generar, busquemos el camino para estar cerca, tejer redes de cuidado mutuo y poner las vidas en el centro. Sabemos hacer el camino.