Espero que de esta crisis hayamos aprendido
Fernando Arozena | Pensionista (Irun)
2020/04/09

Que son más importantes los sanitarios y las sanitarias, investigadores, científicos... que futbolistas de élite y demás personajes famosos. Dotemos de los recursos suficientes tanto a la sanidad pública como a la investigación científica.

Que hay que defender la sanidad pública universal como la única que garantiza la salud y la vida de las personas por encima de intereses privados. Y dotarla de los recursos humanos, y materiales necesarios para que esté preparada para afrontar una crisis sanitaria parecida a la actual, si tenemos esa desgracia. Se trata de la salud y la vida de todas las personas.Es mejor prevenir que buscar soluciones cuando ya es tarde.

Que los gobiernos y todas las administraciones deben realizar políticas públicas que garanticen y potencien el Estado del bienestar. Toda persona debe tener garantizada una vida digna: una renta suficiente, vivienda, sanidad, pensión, educación, cuidados etc. Que las personas mayores merecen respeto y se debe defender su dignidad. Es una vergüenza lo de Holanda; pero también lo ocurrido en las residencias de mayores del Estado, también en Euskadi. Servicio público que garantice atención personalizada de calidad.

Que es necesaria la cooperación de la UE, para que todos los países europeos salgamos de forma coordinada y solidaria de esta crisis. Para lo cual es fundamental que se mutualicen los créditos a través de eurobonos, y se active una especie de Plan Marshall para reactivar a las empresas, autónomos, pymes..., asegurar salarios, pensiones, rentas suficientes para que nadie se quede desprotegido. La UE se juega en esta crisis su ser o no ser.

Que cuando, entre todos y todas, consigamos vencer a este maldito virus. Deberemos estar alertas para que no vuelvan a aplicarnos las recetas de la crisis-estafa de 2008, por la que salimos perdiendo los de siempre, mientras las élites financieras multiplicaban su fortuna. Debemos defender una sociedad centrada en un nuevo modelo donde los derechos humanos, lo público, lo comunitario, lo cooperativo, lo igualitario (género, diversidad cultural...), lo ecológico se impongan sobre lo privado, lo individual, lo puramente mercantil. Hay que repartir la riqueza de una forma más justa y equitativa. Y apostar por una economía social y sostenible.

Vamos a tener quedefender con firmeza que los intereses de la gente prevalezcan por encima de los de las élites financieras y políticas. En esa tarea nos vamos a jugar mucho. Por esta razón, ahora, debemos arrimar el hombro todas las personas, y salir de esta crisis sanitaria unidas, con energía para afrontar la batalla que nos espera cuando hayamos vencido a este maldito virus.