¡La línea 4 del metro Rekalde-matiko ya!
Juan Mari Zulaika | Asociación de Vecinos de Iralabarri
2016/11/15

El último Pleno del Ayuntamiento de Bilbao debatió una moción cursada por las y los vecinos de Irala exigiendo la Línea 4 del metro a continuación de la Línea 3, a punto de inaugurar. La Junta de gobierno municipal, PNV–PSE-EE, en contra del resto de partidos, respondió con una contrapropuesta que  mantiene una calculada ambigüedad. Se comprende que tras el Pleno se armara en el pasillo una bronca  entre estos y los y las vecinas asistentes. La moción de la Asociación habría prosperado si los socialistas hubieran pujado sin más por su proyecto favorito.
 
Desde el año 2008 disputan la parrilla de salida dos proyectos de metro en localidades distintas, la Línea 4 de Rekalde y la Línea 5 de Galdakao. Curiosamente ambos se publicitaron a la vez el mismo día, 25 enero, de ese año. A partir de entonces, se han sucedido sin solución de continuidad anuncios de trazados, cambios, estudios, licitaciones, fechas de inicio, etc. El Gobierno socialista apostó por la L4 y realizó sondeos con resultados positivos, demostrando su sostenibilidad. Las hemerotecas dan buena fe del baile de noticias contrapuestas al respecto.

Hace un año, en 2015, la consejera Ana Oregi anunció la licitación del proyecto de construcción de la L4 y fijó el comienzo de  obras para 2017. Pero, choca  mucho su  propuesta de arrancar de Matiko-Moyúa. ¿Por qué no de  Rekalde, donde una masa superior de 50 a 60 mil habitantes suspira por una oportunidad para sus traslados diarios al trabajo, a los estudios, a los hospitales? ¿El aeropuerto, un tercer plan en liza?

Se jugó a marear la perdiz en Rekalde, que si el tranvía, que si el metro. Nos preocupa que aparte de preferencias partidistas se den también intereses especulativos. Los barrios de Bilbao como zona consolidada no ofrecen las posibilidades de expansión urbanística que ofrecen otras zonas jóvenes del territorio vizcaíno.

A todo esto, no extraña que el PNV, responsable en las tres instancias, Gobierno, JJ.GG. y Ayuntamiento de Bilbao, a estas alturas en que urge proceder a la licitación final, se resista a dirimir el dilema. Mientras deshojan la margarita, los ciudadanos asisten preocupados e indignados al espectáculo surrealista e incómodo de  jugar a quinielas en cuestión tan seria.  

Quisiéramos equivocarnos, pero la propuesta  de la Junta de Gobierno municipal nos recuerda la mano de la Diputación y sibilinamente antepone la expansión del metro por el Territorio Histórico a su desarrollo por la Capital: «El Pleno del Ayuntamiento de Bilbao insta al Consorcio de Transportes de Bizkaia a continuar desarrollando la expansión del Metro en el Territorio Histórico de Bizkaia, como muestra de una apuesta estratégica por el transporte público, sostenible, eficiente y vertebrador del territorio, continuando en lo que se refiere a Bilbao, con los estudios y proyectos de la línea 4».

El resto de partidos apoyaron la moción de la Asociación en orden a no aplazar la L4 del Metro, Rekalde-Matiko, por entender que así lo demanda la importante masa de habitantes de la zona afectada. Entienden que bastante marginación soportan dichos barrios, para mantenerlos por más tiempo fuera del área metropolitana. No se entendería bien que la Alcaldía de Bilbao no priorice sus justas reivindicaciones, o  que la Diputación olvide que  los barrios bilbaínos son también Territorio Histórico de Bizkaia.