Yo condeno
Iñaki Revuelta Lertxundi | Cantante
2020/06/01

El ejercicio de obligar siempre a alguien a condenar un hecho en concreto o la instalada obligatoriedad social en pronunciarse siempre sobre temas diversos, es una clara muestra más de la falta de libertad de expresión existente. Habrá quien decida no dar su opinión o simple y llanamente, no compartir el criterio generalizado y no ser un número más en el conjunto borreguil. No obstante, puestos a condenar, rechazar y demás gaitas, todos podemos desarrollar una notable capacidad para tal menester. Demos comienzo pues.

Yo condeno la mala gestión de los recursos públicos y la corrupción institucional, que ocasiona precariedad laboral y en ocasiones pérdidas humanas.

Yo condeno la falsa moral de la élite política y que den prioridad a unas elecciones y dejen a un lado la salud de la ciudadanía.

Yo condeno la pésima prevención tomada ante alertas sanitarias y el posterior abandono a su suerte de miles de trabajadores.

Yo condeno los mediocres lutos oficiales y la hipocresía de quienes han tenido todos los mejores cuidados y protección, casi siempre en la sanidad privada.

Yo condeno la dispersión y que cientos de familiares de presos sigan jugándose la vida en las carreteras y que tengan que soportar una doble carga con esta pandemia.

Yo condeno el espectáculo bochornoso que ofrecen a diario en ese circo llamado Congreso de los diputados, nulo respeto el que muestran para con los miles de fallecidos.

Y por último, yo condeno que tenga que condenar nada, soy y somos libres para pensar y decir lo que nos venga en gana, más libertad y menos fascismo.