La serie ‘Juego de tronos’ afronta su final y el asedio de sus seguidores más ofuscados

‘Juego de tronos’ culmina este domingo su periplo en mitad de un revuelo generalizado provocado por las pésimas críticas que están cosechando sus guiones. Fruto de ello es una campaña en la que se pide a HBO lo imposible, que rehaga esta última temporada.

koldo landaluze|18/05/2019
Loading player...

Considerada como la producción más grande de la historia de la televisión ‘Game of Thrones’ se despide este domingo tras ocho temporadas. Su gran éxito cosechado no ha impedido que una legión de seguidores de esta ficción de la HBO haya mostrado su monumental enfado en torno a las, en su opinión, rocambolescas situaciones que se han vivido a lo largo de los cinco episodios emitidos hasta el momento.

Espoleados por el desencanto y haciendo palidecer al mismísimo y efímero ejército de muertos que llegó desde el otro lado del Muro con intención de arrasar Poniente, quieren sumar sus apoyos en una campaña promovida a través de la página web Change.org y exigir a HBO que rehaga la octava temporada. Una petición cuanto menos quimérica si se tiene en cuenta que cada uno de los seis episodios que la componen contaba con un presupuesto de 15 millones de dólares.

Con el sexto y último episodio de su octava temporada, que fue escrito y dirigido por los creadores de la serie David Benioff y D.B. Weiss, ‘Juego de tronos’ concluirá una espectacular y ambiciosa historia de pasiones, amor, luchas, fantasía y traiciones que ha cautivado al mundo entero pero que todavía tiene bastantes cabos que atar en un capítulo final que durará 80 minutos y que, vista la opinión de multitud de seguidores, no compensará lo acontecido en los capítulos anteriores.

Benioff y Weiss, los señalados

La campaña «Rehagan la temporada 8 de Juego de Tronos con guionistas competentes» que fue iniciada por el usuario Dylan D. en Change.org tuvo su prólogo en la página de internet GoT Reddit y se ha acelerado con comentarios negativos dirigidos a David Benioff y D.B. Weiss.

En su petición, Dylan D. señala «David Benioff y D.B. Weiss han demostrado ser guionistas lamentablemente incompetentes cuando no tienen recursos a los que acudir –como pueden ser los libros–. Por eso creemos que esta serie merece una temporada final que tenga sentido. ¡Haz caso a nuestras expectivas y hazlas realidad, HBO!».

Estas palabras han sido secundadas por más de 950.000 firmas –hasta el momento en que ha sido escrito este artículo– y se espera que en las próximas horas sumen más de un millón, visto el ritmo que llevan las adhesiones.

Esta petición se inició después del episodio quinto titulado ‘The Bells’ que fue visto por 12,5 millones de personas en EEUU en la difusión inicial –la mayor audiencia en la historia de la serie– y por 18,4 millones de usuarios de las plataformas de HBO. Al parecer, a la audiencia no le gustó el comportamiento de Daeneyrs Targaryen, interpretada por Emilia Clarke, y Jamie Lannister (Nikolaj Coster Waldau).

A modo de ejemplo, en su crítica del episodio el diario británico Daily Telegraph sostuvo que «la serie quedó arruinada y sin arreglo». La BBC también se sumó a esta corriente negativa al añadir una serie de artículos en los que se analizaban los «graves errores» cometidos por Benioff y Weiss.

Stephen King defiende el Muro de HBO

No obstante, desde el Muro también se asoma un defensor de esta ficción, Stephen King. El escritor estadounidense, que siempre se ha mostrado como un aférrimo seguidor de ‘Juego de tronos’, publicó un tuit en el que afirma «Me ha encantado esta última temporada de ‘Game of Thrones’, incluyendo a Daenerys volviéndose loca en King's Landing. Ha habido mucha negatividad acerca de la conclusión, pero creo se debe a que la gente no quiere ningún final. Pero ya saben lo que dicen: todas las cosas buenas...».

Otro aspecto al que nadie parece prestar interés es que Disney contrató a Benioff y Weiss para que firmaran las tramas de las tres nuevas entregas de 'Star Wars' y sabido que los de Burbank no son especialmente valientes a la hora de afrontar sus proyectos y que siempre prefieren ir a lo seguro, cabría saber cómo habrá sentado en el despacho del todopoderoso CEO de Disney, Bob Iger, el caudal incesante de malas críticas que están siendo dirigidas hacia los dos rutilantes fichajes que deben encargarse de reorientar e imprimir nuevo bríos narrativos a su multimillonaria franquicia galáctica.