Un video causa una profunda crisis en el Gobierno austríaco

Miles de manifestantes se han congregado en el centro de Viena para exigir pacíficamente al canciller Sebastian Kurz que convoque elecciones anticipadas. A lo largo del día, el líder del Partido Popular Austríaco (ÖVP) ha ido posponiendo hasta en tres ocasiones su declaración, anunciada en primer momento para el mediodía, por el escándalo que ha provocado hoy la dimisión de su vicecanciller, Heinz-Christian Strache, del ultraderechista Partido Liberalista de Austria (FPÖ) y del jefe del grupo parlamentario del FPÖ, Johann Gudenus.

Ingo NIEBEL|18/05/2019 18:50
Strache
Rueda de prensa del hasta hoy vicecanciller de Austria y líder del ultraderechista FPÖ, Heinz-Christian Strache. (Alex HALADA/AFP)

El escándalo estalló el viernes cuando el semanario “Der Spiegel” y el diario “Süddeutsche Zeitung”, ambos medios alemanes, informaron extensamente sobre el contenido de un video, secretamente grabado en 2017, en el que Strache y Gudenus tratan una serie de temas en una forma que si no es ilícita deja patente el carácter corruptivo de ambos políticos. Los dos aceptaron la invitación de una mujer que decía ser la sobrina de un oligarca interesado en invertir unos cientos de millones de euros en Austria. El encuentro tuvo lugar en un chalet en Ibiza.

Los dos políticos explican a su anfitriona y a otra persona, cuyas identidades no se revelan, cómo se podría financiar el FPÖ esquivando el control estatal. De paso nombran una serie de importantes empresas austríacas –la de armas Glock y la de apuestas Novomatic, entre otras- que presuntamente habían donado entre medio millón y dos millones de euros al partido.

Las firmas han negado la veracidad de dichas afirmaciones. Por otro lado, Strache y Gudenus detallan un plan para que los rusos se hagan con el control del diario conservador “Kronen-Zeitung” para respaldar mediáticamente al FPÖ. «Si este medio nos apoya dos, tres semanas antes de las elecciones, no sacaremos el 27%, sino el 34%», sostiene. A cambio, Strache ofrece obras públicas, encargos por cierto, que se los quitará a un conocido empresario. «Eso es lo primero, que puedo prometer participando en el Gobierno», sigue Strache que ahora se considera «víctima» de un engaño.

Los dos medios alemanes no han querido revelar la fuente de la que procede el video que antes ha sido ofrecido a varias personas y empresas mediáticas. Dado que la xenófoba Alternativa para Alemania (FPÖ) ha buscado la cercanía del FPÖ después de que éste formara un bipartito con el ÖVP de Kurz, el escándalo ha causado cierto eco en la república alemana.

En una primera reacción, la AfD ha restado credibilidad a la grabación, después ha optado por mantenerse en silencio. El ministro de Exterior alemán, Heiko Maas, ha criticado al canciller Kurz asegurando que los «populistas derechistas son enemigos de la libertad. Colaborar con populistas derechistas es irresponsable».

Kurz tiene que decidir ahora si sigue la coalición con el FPÖ o si pedirá al presidente austríaco Alexander Van der Bellen que disuelva el Parlamento.