El sector forestal en la CAV representa el 1,53% de su PIB y genera 20.000 empleos

El Gobierno de Lakua ha explicado en un foro de bioeconomía mundial en Finlandia cuáles son sus planes para generar nuevas oportunidades de negocio en el área forestal. Actualmente representa el 1,53% de su PIB y emplea a 20.000 personas, lo que entiende que contrasta con que un 55% del territorio sea forestal.

NAIZ|12/09/2019 11:41
Bosque
Más de la mitad de la superficie de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa es forestal. (Jon URBE | FOKU)

El Gobierno de Lakua ha elaborado una hoja de ruta de bioeconomía forestal para fomentar nuevas oportunidades de negocio «de valor añadido» basadas en recursos biológicos y procesos productivos sostenibles. Lo ha dicho el viceconsejero de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria, Bittor Oroz, en el Foro de Bioeconomía Mundial que estos días se celebra en Ruka (Finlandia), detallando algunos proyectos concretos.

Se trata de iniciativas público-privadas como el proyecto Biochar, que consiste en obtener carbón vegetal de restos vegetales y de residuos de biomasa que podría usarse como aditivo para piensos y para mejorar suelos.

Oroz también ha hablado de Poliol, un proyecto de química verde para producir materiales basados en serrín de madera y transformarlos en poliuretanos naturales para usarlos como aislante para construcción, como adhesivos sostenibles y como resinas, entre otras opciones.

Hay además en marcha un proyecto para estudiar la viabilidad del uso de pulpa de madera como materia prima para productos textiles, lo que permitiría «diversificar la cartera de productos forestales y valorizar los residuos de la cadena de papel, mejorando así la competitividad del sector forestal, papelero y textil de Euskadi», ha destacado el Gobierno Urkullu en una nota.

El viceconsejero ha asegurado que la CAV tiene los elementos para acometer un transición hacia la bioeconomía porque dispone de 396.700 hectáreas de superficie forestal, lo que supone el 55% la superficie total de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa. El sector forestal representa el 1,53 % del PIB regional y da trabajo a casi 20.000 personas.

Oroz ha llamado a «movilizar y transformar esa madera para hacer una transición hacia modelos de negocio basados en la bioeconomía forestal, generando un nuevo modelo de economía y nuevos productos».

Considera que esto pasa por «políticas transversales» que involucren a otros sectores y así transformar áreas como la industria petroquímica, la textil, la construcción y la alimentación a través de la innovación.