Los ayuntamientos de Ollaran, Etxauri y Oltza Zendea se oponen al parque eólico de Kresada

Los ayuntamientos de Ollaran, Oltza Zendea y Etxauri se han posicionado este jueves en una rueda de prensa celebrada en Etxauri en contra de instalar el parque eólico Kresada-Goñi-Etxauri ante las afecciones «irreversibles» que produciría al medio ambiente.

NAIZ|13/08/2020
Whatsapp_image_2020-08-13_at_19.59.18
Rueda de prensa de los alcaldes de Ollaran, Etxauribar y Oltza Zendea en Etxauri. (NAIZ)

El manifiesto contra el parque eólico de Kresada cuenta con el apoyo de Beraskoain, Bidaurreta Ziritza, Etxarri, Arraitza, Ubani y Zabaltza (Etxauribar), Beasain-Egilor, Saldise y Ollo (Ollaran), y de Izu, Artazkotz, Izkue, Ibero, Ororbia, Lizasoain, Aratzuri, Oltza y Asiain (Oltza Zendea).

Pese a que se han mostrado a favor de las energías renovables, los alcaldes de los tres ayuntamientos han remarcado que, frente a las especulaciones económicas y administraciones demagógicas, tienen la «obligación de respetar y preservar el medio ambiente».

En este sentido, han explicado que la superficie en la que se construiría el parque es un territorio «preservado durante muchos años de las injerencias de la especulación» y es por esto que creen que «así debe seguir».

De esto modo, han remarcado que las afecciones al medio ambiente de este parque son «múltiples e irreversibles». Empezando por las visuales, ya que, según los ayuntamientos, doce aerogeneradores de 200 metros de altura son «incompatibles con la conservación de los valores estéticos y paisajísticos».

Por otro lado, han mencionado los daños a la avifauna que ocasionaría el parque, sobre las migraciones y anidamientos. Y han recalcado el efecto negativo que tendría en los «planes de recuperación», por encontrarse en peligro de extinción, del águila de Bonelli (águila perdicera) y el quebrantahuesos. 

Además de los daños que produciría en la flora silvestre (tala de hayas, quejigos, encinas, etc.), también han destacado el perjuicio contra el espacio de ocio y disfrute (escuela de escalada, paseos montañeros etc.). 

Asimismo, la apertura de nuevos accesos, el acondicionamiento de los caminos existentes (aproximadamente 4 kilómetros), la construcción de las zapatas y de las plataformas de montaje, así como los 24 km. de línea de evacuación hasta Orkoien en postes de alta tensión de 66 kv., crearían una «afección ambiental muy significativa», según los ayuntamientos.

Estos datos «tan abrumadores» han llevado a los Ayuntamientos de Etxauri, Ollaran y Oltza Zendea a «posicionarnos totalmente en contra de este parque eólico, y es por ello que nos vemos obligadas y obligados a realizar distintas acciones para que este parque no se nos imponga».