Zinemaldia ha registrado unos 62.000 espectadores y prevé cuadrar sus cuentas sin déficit

El director de Zinemaldia José Luis Rebordinos ha mostrado su alegría por las cuentas que ha arrojado la 68ª edición, llevada a cabo en tiempos de pandemia. Ha señalado que el presupuesto es de «algo más de siete millones de euros», frente a los 8,8 previstos, y ha asegurado que previsiblemente «van a cuadrar ingresos y gastos».

NAIZ|29/09/2020
Zinemaldia
Imagen de los premiados este año en la gala de clausura, el pasado sábado. (AndonI CANELLADA | FOKU)

El alcalde de Donostia Eneko Goia, el director de Zinemaldia José Luis Rebordinos, el de Jazzaldia, Miguel Martín, y el máximo responsable de la Quincena Musical Patrick Alfaya han comparecido este martes para realizar el balance de los tres eventos culturales principales del verano en Donostia.

Desde Zinemaldia, su director, José Luis Rebordinos, ha indicado que el presupuesto del Festival de Cine este año será de «algo más de siete millones de euros», frente a los 8,8 previstos, y previsiblemente «van a cuadrar ingresos y gastos». «Prácticamente vamos a acabar sin déficit», ha aseverado, para añadir que están «muy contentos».

En todo caso, ha reconocido que si hubiera que haber cancelado Zinemaldia semanas antes de su celebración habría un «déficit de 1,5 millones». «Hubo un riesgo pero nos ha salido bien», ha constatado. En cuanto a cifras, ha añadido que en esta 68ª edición ha habido la mitad de acreditados, en torno a un 65% en el caso de medios de comunicación y el 40% en invitados e industria y unos 62.000 espectadores, frente a los 178.000 de 2019, es decir, una ocupación del 40% con respecto a la anterior edición.

Por otro lado, Rebordinos ha mantenido la apuesta por un festival de cine presencial. «No vamos a hacer un festival online», ha asegurado, al tiempo que ha matizado que ello no implica que Zinemaldia vaya incorporando contenidos online. «Reivindicamos este modelo de festival y vamos a seguir apostando por él», ha insistido.

Finalmente, se ha mostrado convencido de que esta 68 edición no solo se recordará por el covid-19, sino también por su programación, con películas como ‘Beginning’, ganadora de la Concha de Oro, ‘New order’, ’Eté 85’, ‘Druk’... «Hemos salido vivos y no ha habido grandes problemas», ha aplaudido, y ha esperado que la Semana de Cine Fantástico y de Terror, que se celebra en octubre, «sea un éxito también».

Por su parte, Goia ha cuantificado en «unos cuatro millones» la inversión en actividades culturales en la ciudad durante este verano. El regidor donostiarra ha destacado «la apuesta por la cultura también en circunstancias difíciles», como las generadas por la pandemia de covid-19. En este sentido, se ha congratulado por la decisión adoptada en abril de continuar adelante con los tres eventos culturales del verano y ha señalado que si se hubiera decidido suspender hubiera sido «tanto como decir que no nos presentábamos a un examen», y ha opinado que «se acertó en la decisión» de mantenerlos y «este verano ha sido una muy buena muestra de ello». A su juicio, la ciudad ha demostrado su «capacidad de adaptación» y «todo el entramado cultural ha brillado a gran altura».

Además, ha aplaudido que lo ha hecho en espacios «seguros» y no se ha registrado ningún foco de covid-19, algo en lo que ha contribuido también «la colaboración de la ciudadanía que entendió lo excepcional de la situación y lo importante de esta apuesta» por la cultura.

Por su parte, Miguel Martín ha subrayado que el Festival de Jazz de Donostia ha sido el primero internacional celebrado tras el inicio de la pandemia y «uno de los pocos que se ha celebrado de forma cien por cien presencial».

Además, ha señalado que el mantenimiento del escenario de la plaza de la Trinidad fue «un objetivo irrenunciable» en esta 55ª edición, celebrada el pasado julio, por su «valor simbólico». También ha recordado la emoción de los artistas participantes en este festival. «He visto llorar prácticamente a la totalidad de los músicos que subieron al escenario», ha indicado, tras señalar que «para muchos era el primer concierto después de muchos meses». Martín ha señalado también que unos 57.000 espectadores siguieron esta edición del Jazzaldia de forma online.

En cuanto a la 81ª Quincena Musical, Patrick Alfaya ha apuntado que ofreció 49 conciertos de los 80 programados inicialmente, antes de la pandemia, y se ha apostado por el «pequeño formato», prescindiendo de grandes orquestas sinfónicas, pero manteniendo «una muy buena calidad artística».

Al respecto, ha indicado que el objetivo principal de esta edición ha sido «inyectar dinero a todo este sector que lo está pasando especialmente mal» y así en agosto se formalizaron unos 500 contratos con intérpretes por un valor total de unos 600.000 euros. También ha agradecido que «el público ha respondido».