NAIZ

El productor Txepe Lara denuncia el «boicot» de los cines Sade a ‘Aztarnak-Huellas’

José María ‘Txepe’ Lara, premio Zinemira en el Festival de Cine de Donostia de 2919 y productor del filme ‘Aztarnak-Huellas’, actualmente en cartelera, ha denunciado con una carta pública lo que considera un «boicot» por parte de los cine Sade hacia este documental en las salas.

Una imagen de «Aztarnak-Huellas». (NAIZ)
Una imagen de ‘Aztarnak-Huellas’. (LUMIERE PRODUKZIOAK)

‘Aztarnak-Huellas’, el largometraje documental escrito y dirigido por Maru Solores, se estrenó en la pasada edición de Zinemaldia, dentro de la sección Zinemira. Un trabajo introspectivo, casi detectivesco, como apuntó Koldo Landaluze en su crítica, sobre tener y criar hijos. Ahora está realizando su camino por las salas comerciales, aunque no suele ser sencillo para las producciones pequeñas competir con las grandes producciones.

En Iruñea estuvo en día, por ejemplo, en Bilbo termina pronto su camino, y también se está proyectando en otros lugares, como Gasteiz, Vigo, Barcelona, Valencia, Girona o Madrid. Y su productor, Txepe Lara, de Lumiere Produkzioak, está sumamente enfadado con Sade, la empresa de proyección donostiarra, por lo que ha querido hacer pública su «protesta audiovisual personal» ante lo que considera que es «la decisión de un circuito de salas de cine que no quiere que se vea el cine en las salas».

El problema parece que viene de Zinemaldia: «Durante la pasada edición del Zinemaldia y antes de comenzar el mismo, la dirección del Festival llegó a un acuerdo con Movistar para crear la Sala Virtual del Festival, en la que durante la duración de este se podrían ver en Movistar unas películas concretas que participaban en diferentes secciones del Festival –explica en una nota–. Un total de 19 películas se acogieron a este acuerdo. Durante el Festival, los clientes de Movistar podrían visionar desde cualquier punto de España y Andorra, hasta un máximo de 500 visionados en cada película, las películas que se acogieron a la oferta de Movistar-Zinemaldia».

A raíz de este acuerdo, apunta el productor, «la empresa Sade. propietaria de los cines Príncipe, Antiguo Berri y Trueba, locales donde durante el Festival se exhiben casi todas las películas que participan en el Zinemaldia, suponiendo que cobrando un alquiler al Festival por el uso de las salas y teniendo prácticamente el monopolio de las salas comerciales en la capital guipuzcoana», tomó la decisión de no exhibir las películas que habían aceptado estar en esa sala virtual cuando se estrenaran comercialmente.

Prácticamente en la misma fecha que se firmaba el acuerdo, Lumiere Produkzioak alquiló una sala del circuito Sade para un pase de prensa de ‘Aztarnak-Huellas’. Pase por el que Sade ha emitido una factura y a la que Tepe Lara ha respondido emitiendo otra contra Sade por 423,50 euros, «por los perjuicios ocasiones por no exhibir el documental» en su circuito.

«Entendemos que tomar la decisión de no exhibir el documental en ninguna de las salas de Sade por el hecho de estar en contra del acuerdo entre Movistar y Zinemaldia, nos perjudica al impedir que gran parte de los ciudadanos guipuzcoanas puedan asistir a ver ‘Aztarnak-Huellas’. Otro tema sería que el responsable del circuito Sade hubiera manifestado a mí, al responsable de la distribuidora Barton Films y al director del Zinemaldi, que las otras películas que hay en la cartelera no dejaban un hueco para este documental».

Txepe Lara recibió en 2019 el premio Zinemira, el galardón honorífico otorgado por el festival y las asociaciones de productores Ibaia y EPE/APV para reconocer la trayectoria de una personalidad destacada del cine vasco. Inició su relación con el cine en 1985 vinculado a tareas de foto fija y de auxiliar de cámara en películas como ‘Hamaseigarrenean aidanez’ (Anjel Lertxundi, 1985) o ‘Ander eta Yul’ (1988), dirigido por Ana Díez. En 1987 fundó la productora José María Lara P.C., donde empezó a forjarse la carrera de este pionero que ha sido una figura clave de la cinematografía vasca de las tres últimas décadas. Entre los trabajos que ha producido:  ‘Alsasua, 1936’, de Helena Taberna; ‘Justino, un asesino de la tercera edad’, el primer largometraje multipremiado firmado por los autodenominados La Cuadrilla (Santiago Aguilar y Luis Guridi) y varios trabajos de Asier Altuna y Telmo Esnal, como ‘Aupa Etxebeste!’ (2005).