La Audiencia de Madrid ordena reabrir la causa de GARA contra Eduardo Inda

El director de ‘OK Diario’, Eduardo Inda, vinculó reiteradamente a GARA con ETA durante un debate celebrado en La Sexta en mayo de 2014. El juzgado de Instrucción número 1 de Alcobendas archivó la denuncia con el argumento de que se trataba de una «crítica política».

@gara_iintziarte|2017/05/19 13:30|7 iruzkin
Inda
Eduardo Inda, a la salida del juzgado de Alcobendas en mayo de 2016. (@albertopradilla)

La denuncia de GARA contra Eduardo Inda, director de ‘Ok Diario’, seguirá adelante en los tribunales, después de que la Audiencia Provincial de Madrid haya estimado, en un auto al que ha tenido acceso NAIZ, el recurso presentado por Baigorri S.A. (empresa editora de GARA) contra el archivo decretado por el juzgado de Instrucción número 1 de Alcobendas, el 12 de mayo de 2016.

El caso arrancó justo dos años antes, en mayo de 2014, durante la intervención de Inda en una tertulia de la cadena televisiva La Sexta. Según se recoge en la documentación judicial, el director de ‘Ok Diario’ formuló frases como «según el Tribunal Supremo Euskal Herritarrok y GARA son ETA», «GARA es el periódico de ETA», «el Sr. Iglesias participó en una mesa redonda con un dirigente de GARA que es portavoz de ETA»; «GARA es ETA», o «GARA y Euskal Herritarrok eran parte del entramado de ETA, lo dice el Supremo».

Ese mismo día, el director de GARA, Iñaki Soto, anunció la adopción de medidas judiciales. El caso correspondió al juzgado de Alcobendas, que es donde se ubican los estudios de La Sexta. La jueza archivó la denuncia de buenas a primeras al entender que «los hechos denunciados no son constitutivos de delito por ser pública y notoria la vinculación del diario GARA con el mundo abertzale». Sin embargo, la Audiencia Provincial de Madrid ordenó a la magistrada tomar declaración a Inda. 

Este compareció en calidad de imputado el 12 de mayo de 2016. En sede judicial se reafirmó en cada una de sus palabras. Ya en el exterior, preguntado por el corresponsal de GARA en Madrid, replicó que «al periódico de ETA, nada».  

El juzgado de Alcobendas volvió a meter el caso en un cajón, con el argumento de que las afirmaciones de Inda no contenían intención de hacer daño («dolo infamandi») y se enmarcaban «dentro de lo que viene a conocerse como crítica política».

Baigorri S.A. recurrió, y la Audiencia de Madrid considera que «no puede negar la existencia de indicios de criminalidad», ya que respecto a las acusaciones de Inda «no puede negarse su carácter calumnioso» porque en el auto de archivo no se acreditó «la veracidad de las mismas, ni siquiera se pone de manifiesto qué resolución del Tribunal Supremo sostiene que GARA sea ETA o forme parte de su entramado». Por ello, ordena a Juzgado de Alcobendas «la reapertura de las actuaciones, dándoles el curso debido».