Los partidos del cambio piden un informe independiente sobre la seguridad de Esa

Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E han reclamado que se realice un estudio independiente sobre la seguridad del recrecimiento del embalse de Esa durante una visita del Parlamento de Nafarroa a las obras. Para la CHE, en cambio, no hay problemas y la seguridad está garantizada.

@MartxeloDiaz|IRUÑEA|2017/05/19 18:03
Esa
Las obras del recrecimiento de Esa ya han superado la cota de la vieja presa. (PARLAMENTO NAVARRO)

Cuestionado por la inquietud generada en los pueblos situados aguas abajo debido a los movimientos de tierra producidos en la ladera derecha, el presidente de la CHE, Raimundo Lafuente, ha afirmado que no hay motivos para la alarma. «Simplificando, lo que desestabiliza y tira laderas es el agua. Aquél fue un movimiento muy pequeño, que detectamos con antelación, antes de que aparecieran las grietas. La alarma la produjimos nosotros evacuando la urbanización (2013), algo que entonces la gente no entendía, de hecho años después no se ha caído ninguna casa. Pero es cierto que coincidió la excavación con las lluvias y ahí, ya lo admitimos, si hubo parte de responsabilidad en la obra», ha señalado.

«Al margen de que se trata de una obra de interés general, con el control de todo tipo que ello entraña, la tipología de esta presa está contrastada y muy chequeada. A la menor duda razonable se pararía. No es el caso. La Administración tiene la certeza de que se va a acabar la obra y se va llenar hasta la cota máxima (511). Resultaría ridículo plantearse el recrecimiento para no aprovecharlo», ha añadido Lafuente.

Lafuente no convence

Las palabras de Lafuente, sin embargo, no han sido suficientes para los representantes de los partidos del cambio.

Unai Hualde (Geroa Bai) se ha mostrado partidario de encargar un informe a una organización internacional, pues «elevaría el grado de fiabilidad y despejaría las dudas de quienes nos oponemos al recrecimiento. La CHE estima que no existen motivos de seguridad razonables para suspender y cree que los beneficios justifican la obra».

Dabid Anaut (EH Bildu) ha apelado a la existencia de opiniones y estudios contrarios a los que defiende la CHE y, admitiendo que el de la seguridad «es un tema con muchas aristas», ha apuntado que la incertidumbre que siente el propio Gobierno de Nafarroa «justifica la petición de un informe internacional independiente. En una obra de esta envergadura nunca está de más tomar todas las precauciones necesarias».

Rubén Velasco (Podemos-Ahal Dugu) se ha remitido a los deslizamientos que están en el origen de la polémica para, sin rehuir el debate en torno a la utilidad del recrecimiento, sumarse al requerimiento de un estudio ajeno al proyecto oficial. “Serviría para aclarar muchas cuestiones”.

Marisa de Simón (I-E) ha manifestado que, «si bien la CHE ha mostrado una seguridad y una confianza absoluta en los sistemas de control instalados, algo que nos da cierta tranquilidad, no estaría de más contrastar sus datos con los de algún otro estudio independiente. Nos preocupa también la relación coste-beneficio, aunque nos dicen que la rentabilidad de la obra está asegurada».

Frente a ello, el tripartito de la oposición se ha mostrado satisfecho con las explicaciones de la CHE y ha rechazado la necesidad de encargar un estudio independiente. «si ya antes mi impresión era que estaba todo controlado, ahora, con los nuevos sistemas de detección de movimientos, la garantía de seguir adelante con la obra es todavía mayor. Y, de no ser así, se ve que habría tiempo de sobra para tomar medidas de evacuación», ha señalado Luis Zarraluqui (UPN).

Guzmán Garmendia (PSN), por el contrario, ha puesto en valor la «tranquilidad que transmiten los responsables de la CHE. Me quedo con las medidas de última generación que están empleando para detectar cualquier irregularidad. Parece todo muy controlado».

Javier García (PP) ha destacado también la «solvencia de los argumentos técnicos» de la CHE y, a ese respecto, ha indicado que «dejan en evidencia a quienes han querido crear una incertidumbre que no existe. Ojalá esta visita sirva para que los grupos que se oponen a la obra hagan una profunda reflexión».

Movilización en Iruñea

Precisamente para reclamar la paralización de las obras del recrecimiento de Esa y la elaboración de un informe independiente sobre la seguridad, especialmente tras los episodios sísmicos vividos en Nafarroa, tendrá lugar una manifestación en Iruñea el próximo 27 de mayo.