Kronika
 
Galdakao se abarrota en una despedida cargada de futuro

La cárcel ha acabado con la vida de Kepa del Hoyo, pero no con su espíritu ni tampoco con sus objetivos políticos. Lo remarcó un acto masivo (8.400 personas se manifestaron) y que resultó conmovedor sobre todo en la intervención de su hijo Peru o en el mensaje grabado de Mikel Orbegozo desde la cárcel de Badajoz.

Ramón SOLA|GARA
Loading player...

El «Izarren hautsa» cerró el acto, como reflejo de que la cadena de la vida sigue y también la lucha de este pueblo

Su amiga Ana Mari había explicado a las miles de personas que abarrotaban la plaza Iturrondo de Galdakao hasta qué punto se sentía orgulloso Kepa del Hoyo de su hijo Peru. Y quienes no lo conocían pudieron atestiguarlo minutos después. Peru del Hoyo ha sido un «niño de la mochila» toda su vida, porque a su padre lo encarcelaron cuando apenas tenía mes y medio, y ahora es un huérfano de la dispersión. Justo cuando empezaban a hacer planes de futuro en libertad. Contó Peru que su aita bromeaba con abrir un teatro en el que Kepa trabajaría tras la barra y Peru se encargaría de la música, su pasión.

Todo se quebró el lunes en Badajoz: «Esos sueños han muerto con él», admitió el joven. Pero todo el acto remarcó que sigue muy vivo el espíritu de Kepa del Hoyo: la generosidad de la que habló Ana Mari y el compromiso al que aludió Arkaitz Rodríguez: «No pudieron parar a este pueblo en Gernika, ni con 40 años de dictadura franquista, ni con 40 de Régimen del 78... Y tampoco lo lograrán ahora porque en este pueblo hay decenas de miles de personas como Kepa», dijo el portavoz de Sortu.

Evocó Ana Mari al Kepa del Hoyo que jugaba a baloncesto y fútbol en el pueblo, al que andaba sobre hankapalus y una vez tuvo que escapar así de una carga policial («¡y cómo corríamos!»), al que los amigos llamaban «kilkerra» (grillo) porque estaba «negro de tanto militar en Eguzki»… Y Peru, por su parte, recordó a un hombre del que dijo que unos tomarán por criminal y otros por héroe, «pero que para mí era solo el mejor padre del mundo. No me habló nunca de política, yo tengo mi propia ideología. Me echaba la bronca pero sin levantar la voz. Me contaba batallitas…» Ahora no está, pero Peru tiene un deseo: «Que sea el último», insistió. Añadió que más dolor no devolverá la vida a su aita, y propuso responder con «la palabra y la conciencia» a quienes siguen aferrados a la violencia carcelaria que sacude a presos y a familiares.

Con su madre Maite también sobre el estrado, Peru del Hoyo leyó una letra de estilo rap que escribió a la vuelta de uno de los eternos viajes entre Galdakao y Badajoz, y que resume todas sus sensaciones; el hastío («este es el día de la marmota»), la incomprensión («¿por qué tanto odio?»), la desesperanza («queréis quitar de nuestra mente la palabra alegría»)…

Sentimientos que conocen en carne propia todos los familiares de presos. Nada menos que once hay en Galdakao, y se les brindó un aurresku. Aitor Jugo subrayó lo que ha sufrido esta localidad, con la muerte también reciente de otro preso, Xabier López Peña, o la negativa a liberar a su convecino gravemente enfermo Txus Martin, pero añadió que «a Kepa lo llevaremos siempre con nosotros hasta liberar a todos los presos vascos». Y desde la cárcel llegó una sorpresa: Mikel Orbegozo, que compartía celda con Del Hoyo y por tanto lo acompañó hasta el final, pudo remitir un breve mensaje en el que destacaba que en la recta final de su vida hubo dos cosas muy reseñables: «El amor enorme y agradecimiento que tenía a Peru y Maite» (Kepa les llamó «mis héroes» en el poema publicado en ‘‘Ametsen liburua’’) y su compromiso y confianza en Euskal Herria.

Todos los actos de la semana han reflejado un dolor intenso, pero muy tranquilo y consciente. Y en esa misma línea fue el discurso de Arkaitz Rodríguez, en nombre de Sortu, convocante del acto junto a LAB y Ernai.

«Le debemos a Kepa la paz y la libertad, pero sobre todo se la debemos a Peru, a nuestros hijos e hijas», indicó. El ‘‘Izarren hautsa’’ clausuró el acto, subrayando el mensaje de que la cadena de la vida y de este pueblo sigue. Rodríguez pidió a los miles de asistentes que «no dudéis», y tras recordar cómo la izquierda abertzale hizo frente a Gernika, el franquismo, la cal viva, la tortura o la ilegalización, aseguró que «será la que lleve a Euskal Herria a la independencia y al socialismo».

Antes de todo ello, 8.400 personas recorrieron las calles de la localidad tras una fotografía de Kepa del Hoyo y una ikurriña con crespón negro, a ritmo de 400 personas por minuto durante 21 minutos. En Galdakao se contaban por decenas las pancartas: ‘‘Garaipenera arte’’, ‘‘Herriarena zara’’, ‘‘Maite, Peru, zuekin gaude’’, ‘‘Borrokak ez du etenik’’...

 

Intervenciones

«Todos nuestros sueños han muerto con él, por eso queremos a todos los presos en casa y que esta muerte sea la última»

PERU DEL HOYO

Hijo de Kepa

«Le debemos la paz y la libertad a Kepa, pero sobre todo se la debemos a Peru, se la debemos a nuestros hijos e hijas»

ARKAITZ RODRÍGUEZ

Sortu

«A veces nos invade la decepción y es natural, somos humanos, pero el perfil de Kepa es el mejor antídoto contra ella»

AITOR JUGO

Vecino de Galdakao

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK