Karlos Zurutuza|2017/10/08 00:00

La batalla por la capital del califato en Siria deja a su paso el germen de un experimento político sin precedentes en Oriente Medio, pero también un enorme rastro de destrucción.