15/09/2019

Academias
BERTA GARCIA

Setiembre es el mes de vuelta a las aulas. ¿Quieres mejorar tu formación o la de tu prole? Si has pensado en apuntarte a una academia o centro de formación, conoce primero las reglas para hacer una buena elección, ya sea presencial o por Internet; es algo importante si lo que deseas es conseguir un título o certificado oficial, o simplemente mejorar lo que ya sabes (formación no reglada). La academia debe disponer de folletos o documentos con la siguiente información:

1. Denominación y dirección del centro.

2. Nombre de la persona física o jurídica responsable.

3. Denominación de los cursos.

4. Duración, horarios y contenidos.

5. Diploma que se puede obtener.

6. Si existen bolsas de trabajo, sus condiciones y, de haberlos, los convenios firmados con entidades o empresas.

7. Precio total del curso, forma de pago y coste del material de enseñanza, en el caso de que los venda el propio centro. Infórmate bien sobre los diferentes conceptos: matrícula inicial, mensualidades, etc.

8. Cualificación del profesorado.

Es recomendable guardar la publicidad, entre otras cosas, porque es vinculante. Y, por supuesto, leer bien el contrato que debe incluir los datos sobre las partes intervinientes, el curso y su duración, precio y forma de pago.

Piensa si debes pagar el curso por adelantado. Si el centro cierra de forma repentina, puedes tener dificultades para recuperar tu dinero. Presta especial atención a las condiciones impuestas por la empresa, por si existe alguna cláusula abusiva. Además, fíjate en los requisitos para darte de baja, aunque pagues por mensualidades, el contrato puede obligarte a cumplir y abonar todo el curso. La academia debe entregarte una factura o justificante de pago por cada desembolso. Exígela. Si financias el pago del curso con un crédito, el centro no puede imponerte que lo solicites a una entidad financiera concreta. Lee bien el contrato de crédito.

Si te has inscrito por Internet, dispones de catorce días para ejercer el derecho de desistimiento, es decir, para dejar sin efecto el contrato.

*(Ver Decreto 182/1997 Normativa existente del País Vasco. Fuente KontsumoBide).