23/07/2016

Cisma en la Ertzaintza por incluir a Cabacas en los retratos de víctimas

Mientras sindicatos de la Ertzaintza como ESAN están buscando el apoyo de otras centrales para denunciar al Gobierno de Lakua por incluir a Cabacas en los «Retratos de la Memoria», ELA lo respalda y les acusa de alimentar «la ideología antiterrorista». El lehendakari enmarcó la iniciativa en la autocrítica que también ha de hacer la Ertzaintza.

Iñaki IRIONDO|GASTEIZ
0723_eg_arkauti

IñIGO URKULLU


El lehendakari defendió ante los mandos y las nuevas promociones de la Ertzaintza la necesidad de «abordar con honestidad y franqueza un ejercicio de autocrítica sobre el pasado» y respaldó la inclusión de Iñigo Cabacas en los «Retratos de la Memoria».

CRÍTICAS


Los sindicatos ESAN, SIPE, EUSPEL y ErNE afirman que la decisión del gobierno les equipara con terroristas y promueven iniciativas distintas como denuncias judiciales, petición de dimisiones y convocatorias de manifestaciones.

 

SOSPECHOSO


ELA considera «muy sospechoso» que estos sindicatos que nunca han reaccionado a las denuncias de vulneraciones de derechos y han asumido al «ideología antiterrorista» se conviertan ahora en «adalides de los valores democráticos».

La decisión de incluir a Iñigo Cabacas, muerto por un pelotazo de la Ertzaintza, en los “Retratos Municipales de la Memoria” ha abierto un verdadero cisma en los sindicatos de la Policia autonómica, entre quienes se aferran a la defensa corporativa y consideran que esta decisión es un ataque a los agentes, y quienes desde dentro del cuerpo reclaman, como hace ELA, la defensa de los derechos humanos y denuncian que otras centrales sigan «alimentando sin el menor matiz la ideología antiterrorista que ha inspirado varias décadas de represión en materia de derechos fundamentales, civiles y políticos».

El pasado viernes, la Secretaría de Paz y Convivencia del Gobierno de Lakua anunció la inclusión de Iñigo Cabacas en los retratos municipales de Bilbo y Basauri, pese a que las fechas no coinciden con los límites establecidos, argumentaba que se debe evitar a su familia «cualquier sentimiento innecesario de agravio».

Sin embargo, ayer el lehendakari dio a este gesto una connotación más profunda. Ante los máximos mandos y una nueva promoción de agentes, Iñigo Urkullu, defendió que también la Ertzaintza debe «abordar con honestidad y franqueza un ejercicio de autocrítica sobre el pasado que a todos nos corresponde asumir».

A lo que añadió de forma nítida que «en este contexto se encuadra la base de datos de los ‘Retratos Municipales’ que entregamos a los ayuntamientos para que las familias de las víctimas sigan recibiendo la empatía y sensibilidad social que merecen». Conociendo las críticas generadas, asumió el haber «respaldado personalmente» la decisión, «consciente de que estamos realizando un tránsito doloroso y no exento de incomprensiones, pero ejemplar».

Concluyó este apartado de su discurso asegurando que estas iniciativas «otorgan también a la Ertzaintza más legitimidad y fortaleza. Lo que ocurrió no debe repetirse ni debe olvidarse».

ESAN promueve una denuncia

La decisión sobre Iñigo Cabacas ha provocado una oleada de reacciones entre los sindicatos corporativos de la Ertzaintza. Profesionales que deberían conocer los fundamentos de determinadas iniciativas institucionales, parecen haber preferido dejarse llevar por el titular de que el joven hincha del Athletic había sido incluido en un listado de «víctimas del terrorismo».

En un escrito al que ha tenido acceso GARA, ESAN (Ertzaintzaren Sindikatu Abertzale Nazionala) –que se supone es el más cercano al PNV– se dirige al resto de centrales de la Ertzaintza para proponerles «dos acciones». Por un lado, «denunciar conjuntamente en el Juzgado al Gobierno Vasco por injurias y calumnias». Por otro, «realizar una manifestación de ertzainas junto a familiares y amigos en la fecha que se considere más oportuna en defensa de la Ertzaintza». Además, se muestra también abierto a «todo tipo de sugerencias» que pueden llegar desde otros sindicatos.

EUSPEL (Euskal Polizien Elkartasuna) ha colgado en la red un escrito dirigido a la consejera de Seguridad, para que los agentes que lo deseen soliciten a Estefanía Beltrán de Heredia un posicionamiento público por la inclusión de Iñigo Cabacas en los “Retratos Municipales de la Memoria”. Entienden que se está vulnerando la presunción de inocencia de los agentes investigados por la muerte de Cabacas.

El SIPE (Sindicato Profesional de la Ertzaintza) consideró esta decisión del Gobierno de Lakua «un claro insulto por parte del Gobierno Vasco para con sus empleados públicos, con el afán de poner a parte de la sociedad en contra de la Ertzaintza y con claros tintes electoralistas». Según esta central, no está probado que fuera la acción de un agente la que provocara la muerte de Iñigo Cabacas.

El sindicato mayoritario en el cuerpo, ErNE, exigió desde el primer momento la convocatoria de un Consejo de la Ertzaintza extraordinario, por la falta de reacción del Departamento a una inclusión en los retratos que ha «generado una ‘sensación’ de que efectivamente los agentes son ‘terroristas’ por acción u omisión».

Contundente reacción de ELA

Ante lo que consideran una «polémica artificial», ELA hizo público ayer un comunicado en el que defiende la inclusión de Iñigo Cabacas en los retratos y denuncia que la polémica es «injusta e hiriente para con su memoria y sus allegados».

Creen que la decisión gubernamental «no es un juicio contra nadie y menos aún contra la Ertzaintza». Añade que «decir que el Ejecutivo vasco ha identificado a los ertzainas con terroristas es simplemente mentira, se piense lo que se piense de este gobierno». Por eso rechaza la promoción de denuncias, dimisiones o manifestaciones.

ELA «considera muy sospechoso que algunos sindicatos corporativos pretendan ahora convertirse en adalides de los valores democráticos cuando han guardado un escrupuloso silencio ante la denuncia de vulneraciones de derechos, han defendido a capa y espada la dudosa actuación de los dos últimos consejeros de Seguridad en el caso Cabacas, o alimentan sin el menor matiz la ideología antiterrorista que ha inspirado varias décadas de represión en materia de derechos fundamentales, civiles y políticos».

ELA asegura en el escrito que la mejor defensa de la Ertzaintza es «poner luz y no velos» sobre todas sus actuaciones.

 

Urkullu critica la anulación de la OPE y pide diálogo a Madrid

El lehendakari, Iñigo Urkullu, apeló ayer «directamente» al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para que «tome cartas» y «reconduzca» el problema que se ha creado con la anulación por el TSJPV de la OPE de 250 plazas de la Ertzaintza tras la interposición de un recurso por parte de la Abogacía del Estado. Añadió que esta «incomprensible decisión» puede desembocar en «un conflicto institucional más grave».

El lehendakari realizó estas afirmaciones precisamente en su discurso antes los 254 agentes de la 25 promoción de la Ertzaintza que es la recurrida por el Gobierno español. Urkullu les recordó que su Ejecutivo ha interpuesto un recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra la sentencia lo que «permite al Departamento de Seguridad continuar con la planificación preestablecida». «Hoy os quiero garantizar que os incorporaréis a esta institución», aseguró en el patio de la academia, lo que provocó los aplausos de los asistentes, entre los que se encontraban los familiares y amigos de los futuros ertzainas. Anunció que su Ejecutivo va a «agotar» todas las vías jurídicas «que sean precisas», pero exigió que esta decisión se «reconduzca por vías institucionales y políticas».

En demanda de esa reconducción, el lehendakari se dirigió al presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, a quien le pidió que «no se esconda detrás de recursos judiciales». «Debe tomar cartas en el asunto –argumentó– para evitar que esta incoherente e incomprensible decisión acabe desembocando en un conflicto institucional más grave. Está en su mano reconducir la situación»..

Además, Urkullu señaló que el recurso de la Abogacía del Estado es un «grave ataque a la esencia estatutaria y a la especificidad jurídico-política de la Ertzaintza». «Ataca directamente a uno de los pilares de nuestro autogobierno y menoscaba los actuales niveles de seguridad de la ciudadanía», afirmó.

El lehendakari preguntó si esta decisión pretende provocar al Gobierno de Lakua, y reafirmó su apuesta por «el diálogo, el acuerdo y el pacto», y pidió «un cambio de actitud radical que acerque posiciones» que abra «cauces de resolución de conflictos desde el reconocimiento mutuo y la relación bilateral efectiva».GARA