31/05/2019

Soledad GALIANA
Escocia e Irlanda, cara y cruz para el soberanismo en las europeas

El SNP, liderado por Nicola Sturgeon, ha logrado incrementar sus apoyos en las europeas. Después de 12 años en el poder, un reforzado soberanismo escocés espera al desenlace del Brexit para convocar otro referéndum. Por contra, en los 32 condados de Irlanda, la «marea verde» arrasó y se llevó por delante a un Sinn Féin castigado también en las locales

La presidenta de Sinn Féin, Mary Lou McDonald, reconoció que «tenemos que examinar cómo podemos ser más efectivos, cómo podemos atraer a más gente hacia nosotros en cuestiones que creemos son de enorme importancia»

Aunque el partido del Brexit de Nigel Farage ha arrasado en las elecciones europeas en Inglaterra, en Escocia los votantes apoyaron claramente a los partidos que propugnan la permanencia en el seno de la Unión Europea.

«Una rotunda derrota del Brexit». Así es como describió la primera ministra escocesa, la soberanista Nicola Sturgeon, la respuesta de los votantes, que han incrementado en un escaño la representación del Partido Nacionalista Escocés (SNP) su presencia en Bruselas, donde contará con tres de los seis representantes elegidos en Escocia después de que consiguiera el 37,7 % de los votos, un incremento de casi un 9% sobre las elecciones de 2014.

Los soberanistas escoceses, tras 12 años en el poder, se refuerzan las urnas. En las locales del pasado año, el partido de Sturgeon venció en 30 de las 32 municipalidades escocesas.

Los liberal-demócratas, que también apoyan sin ambages la permanencia en la UE, consiguieron un escaño. Los otros dos fueron al Brexit Party y a los conservadores.

Y es que los mayores derrotados fueron los laboristas, que con su ambigua posición ante el Brexit han perdido los dos escaños escoceses en la eurocámara.

«El sistema político del Reino Unido ha fallado, y ha fallado a Escocia por completo», afirmó Sturgeon desde Dublín, donde se encontraba en visita oficial el pasado lunes, resaca de las elecciones europeas. «Escocia dijo no al Brexit en 2016. Este resultado lo deja claro«, sentenció.

Los resultados de estas europeas claramente muestran la división en el Reino Unido. Si en el referéndum del Brexit en 2016, un 62% de los votantes votaron por la permanencia en la UE, el voto por los partidos que se oponen al Brexit en Escocia suma el 61.1%. La elección del nuevo líder conservador podría acrecentar esa diferencia si los tories optan por un candidato que apoye un Brexit duro, como Boris Johnson o Michael Gove, y proporcionar la razón perfecta para un nuevo referéndum de independencia en Escocia.

«Marea verde» en Irlanda

Si las elecciones locales y europeas del año 2014 fueron históricas para Sinn Féin, con la elección de 4 eurodiputados en toda la isla y triplicando el número de concejales en la república irlandesa, las de este año han sido decepcionantes para el partido republicano. El impacto de la llamada marea verde y el bajo índice de participación en esta cita electoral se encuentran entre los factores que han provocado una caída importante de Sinn Féin en estas elecciones. Si en hace cinco años el partido supero el 15% de los votos, en esta ocasión el apoyo al partido cayó por debajo del 10%.

«Tenemos que examinar cómo podemos ser más efectivos, más exitosos, cómo podemos atraer a más gente hacia nosotros en las cuestiones que creemos que son de enorme importancia», reconoció la presidenta del partido, Mary Lou McDonald. Si bien es cierto que Martina Anderson, la eurodiputada republicana, ha sido reelegida en el norte de Irlanda con el mayor número de primeras preferencias en las papeletas, Lynn Boylan, la candidata de Sinn Féin que arrasó en las urnas en Dublín en el 2014, ha perdido su escaño en el parlamento de Bruselas. El candidato Verde, Ciarán Cuffe, ha sido el gran vencedor en Dublín.

Asimismo, Liadh Ní Riada, la candidata en el sur de Irlanda, depende de las transferencias de voto en el sur de la isla, y aún queda por vislumbrar si volverá a Bruselas. Matt Carty, el candidato para la provincia central y oeste de Irlanda, considera que su elección para el parlamento será una lucha hasta el final, ya que también dependerá de las transferencias de los votos de otros candidatos.

Pero sin duda, las elecciones locales han sido la gran decepción para el partido, de los 159 concejales que obtuvieron en 2014 a tan solo 81 en esta ocasión.