30/12/2019

Eneko Maiz fue profeta en su casa y se hizo con el Pebet
J.O.

No ha tenido muchas oportunidades en pared izquierda y sus mayores logros, como el subcampeonato en el Mundial de Barcelona y el de la Copa del Mundo de Pau, llegaron en el trinquete, pero el manista de Villabona Eneko Maiz fue profeta en casa y se caló, junto a un gran Arbizu, galardonado con el premio al mejor pelotari de la final, la txapela del Memorial Anton Pebet de su pueblo.

Se impusieron, en una disputada final a Espinal-Alduntzin por 22-18, en un choque en el que el pelotari local supo andar listo y sacar partido al dominio de su compañero.

En una edición especial, ya que este año se cumplieron en agosto 10 años desde el fallecimiento del pelotari del Bear Zana, también hubo oportunidad de gozar con un partido de joko garbi. Era un partido importante del campeonato de Ipar Euskal Herria y De Paredes-Driolet se impusieron por 38-40 a los hermanos Riouspeirous.