09/02/2020

BINGEN ZUPIRIA
CONSEJERO DE CULTURA Y POLÍTICA LINGüÍSTICA DEL GOBIERNO DE LAKUA

Entre rumores de adelanto electoral, Zupiria (Hernani, 1961) se muestra satisfecho con el balance de su departamento. Llegado el caso estaría dispuesto a repetir pero, cauteloso como es, repite que tanto los comicios como su cargo dependen del lehendakari.

«Nuestra comunidad es pequeña y da de sí lo que da»
Iñaki SOTO|GASTEIZ
0209_eg_bingebat

«Nola aldatzen diren gauzak, kamarada». Hemos visto a Bingen Zupiria vibrando en conciertos de Fermin Muruguza, Hertzainak o Berri Txarrak…

No era la primera vez que iba a escucharles. Antes de tomar el cargo lo había hecho, sobre todo gracias a mis hijos, que son seguidores de este tipo de música, y más de una vez les he querido acompañar o les he tenido que llevar. No me era desconocido.

En serio, ha mostrado una conexión con estos artistas y, en general, una voluntad de acercarse al mundo de la creación

Por parte del Departamento hemos hecho un esfuerzo especial por mostrar una proximidad con los creadores. Hicimos una reflexión sobre cómo mostrábamos esa cercanía: cuando los creadores piden atención ¿qué es lo que nos estaban pidiendo?. Llegamos a la conclusión de que debíamos intentar participar en el mayor número posible de eventos culturales relacionados con todas las disciplinas. Y es algo que hemos hecho con mucha intensidad… y con mucho gusto.

¿En qué disciplina artística cree que estamos mejor y en cuál tenemos más problemas?

Creo que a veces nos solemos olvidar de nuestra dimensión. Somos una comunidad pequeña y si limitamos la comunidad al conocimiento o a la capacidad para disfrutar de cultura en euskara, pues aún es más pequeña.

Luego creo que tenemos una tendencia a la ambición que es muy saludable, pero que nos hace compararnos con comunidades de muchos millones de habitantes, con estados o incluso con continentes. A veces esa ambición puede resultar frustrante, porque una comunidad de dos millones o, en el mejor de los casos, de tres millones de personas puede dar de sí lo que da de sí. Deberíamos tener más presente esta consideración.

Tenemos un momento muy interesante en el mundo de las artes plásticas. Contamos con instituciones de proyección internacional –el museo Guggenheim– y con tres museos con ambición y nivel –Chillida-Leku, Bellas Artes y Artium–. Y sobre todo contamos con una comunidad de artistas que está en ebullición, que dedica mucho tiempo a relacionarse entre sí, a crear, y que probablemente demanda de las instituciones y de la sociedad más atención.

Creo que el valor que tiene esa comunidad creativa es muy importante y creo que es reconocida en el exterior; no suficientemente conocida, pero sí reconocida. Hemos puesto en marcha el programa Zabal, que consiste en traer a Euskadi a responsables de certámenes bienales de todo el mundo, proporcionando el acceso de esos observadores internacionales a nuestra realidad creativa. Estamos constatando que es una realidad que valoran muy bien, a la que conceden mucha importancia, pero que no es tan conocida como nosotros pensamos. Eso que podríamos llamar un contexto vasco del arte contemporáneo es algo que tiene mucha potencia y en lo que deberíamos fijarnos.

Otro ámbito a cuidar e importante, más en su producción que en su consumo, es el de la creación literaria. Creo que tenemos autores muy importantes. Esa importancia crece al ser traducida al castellano o al inglés, cuando hay un reconocimiento exterior.

Vivimos un momento importante en la creación audiovisual y las artes escénicas. Probablemente el ámbito que más complicado lo tiene es la danza.

Constato que tenemos una creación cultural muy contemporánea, que no siempre es fácil de consumir, que exige un compromiso alto por parte de la audiencia que no siempre está dispuesta a concedérsela. Esto es una riqueza y una dificultad.

Euskaraldia ha mostrado nuestras fortalezas y nuestras debilidades ¿Qué riesgos y qué retos afronta el euskara?

Para empezar, hay unas nuevas generaciones que han accedido de forma natural al conocimiento del idioma. Eso es una fortaleza, pero también una dificultad: muchas de ellas no han adquirido el idioma a través de la transmisión familiar, sino en el sistema educativo. Hay actividades en torno al sistema educativo que aún no se pueden desarrollar en euskara y, según en qué contexto sociolingüístico, esos y esas jóvenes pueden tener más dificultades para desenvolverse con naturalidad y seguridad en euskara. Probablemente, donde más problemas estamos teniendo habrá que tomar medidas para garantizar una capacidad lingüística suficiente. Creo que todos tenemos la convicción de que debemos crear las condiciones, con el tiempo pero sin descanso, para que el uso del euskara sea más fácil y más natural fuera del aula y, en muchos casos, fuera del entorno familiar. Creo que esta es una fortaleza y a la vez un reto para el mundo educativo.

Otro elemento muy significativo ha sido la incorporación de gente en edad adulta, que ha decidido aprender euskara y ha recurrido al sistema de euskaltegis. Según nuestros datos hay mas de 500.000 personas diferentes que en algún momento han ido a un euskaltegi.

También es destacable –aunque a algunos les parecerá que es lento y a otros que excesivamente rápido–, el compromiso de las instituciones por lo menos para ampliar el conocimiento del euskara. Aquí se plantea el reto de promover una mayor utilización en las administraciones. Hay que convertir el euskara en una lengua de trabajo y en una lengua de servicio.

Esto nos lleva al ámbito sociolaboral donde, a día de hoy, mucho jóvenes que desarrollan sus estudios en euskara luego no tienen las condiciones para trabajar en nuestro idioma.

Como comunidad cultural y lingüística tenemos un gran reto en el mundo digital. En esta revolución no es fácil encontrar un lugar en las diferentes plataformas de consumo digital para los productos en euskara .

Tras décadas de desencuentros, ¿es el acuerdo con "Berria" –por el que el Gobierno garantiza 2'5 millones de euros al año al único periódico en euskara– la mejor noticia que ha dado en esta legislatura?

Yo creo en un sistema comunicativo vasco, creo que lo necesitamos para no depender exclusivamente de las grandes empresas de comunicación que existen a nuestro alrededor, especialmente en el Estado español. Creo que dentro del País Vasco es necesario que exista una pluralidad de medios. Esa pluralidad también tiene que existir de forma clara en cuanto a la presencia del idioma.

Uno de los retos para esta legislatura era normalizar las relaciones con los medios de comunicación que se expresan en euskara o que utilizan también el euskara. Ahí es donde encaja el acuerdo con “Berria”, que es algo que durante décadas la administración ha gestionado con algunas dificultades, en función de los momentos políticos. Yo estoy satisfecho de que hayamos encontrado un elemento de relación estable que a las instituciones nos permite estabilizar esa relación y creo que a “Berria” le permite afrontar nuevos retos los próximos años.

Por contra, no ha sabido o no ha podido meter mano a EiTB. Si todo el mundo acepta que no da para más ¿Por qué no hay forma de dar ese debate?

Yo creo que hay un debate sobre todo político en torno a EiTB. Si atendemos a los consumos de la ciudadanía, podremos convenir que hay una oferta radiotelevisiva en torno a EiTB que tiene una aceptación bastante amplia en la sociedad vasca. Los partidos políticos decidieron que el Parlamento debía realizar una reflexión sobre el modelo de EiTB y durante estos tres años ha habido una labor intensa en el Parlamento, que ha solicitado multitud de informes y estudios, que están en la mesa de esa ponencia y sobre las que la ponencia debería definir unas prioridades y establecer unas conclusiones. Como Gobierno hemos sido respetuosos con esa dinámica, que de momento ha llegado hasta donde ha llegado.

Vista la velocidad a la que van los cambios tecnológicos y la crisis del periodismo, ¿puede esperar EiTB al Parlamento?

No sé si en otro contexto político y con otras mayorías sería posible abordar el tema de otra manera. En esta legislatura, con la composición del Parlamento y con sus mayorías y minorías, no ha habido forma.

 

 

«Egokierak pausoak emateko erabiltzea, ez dago besterik»

Diotenez, hauteskundeak berehala irits daitezke, apiril hasieran. Hala al da?

Gobernua osatzen dugun kideok ez dakigu noiz izango diren hauteskundeak. Hori lehendakariaren erabakia izango da eta lehendakariak erabakia hartutakoan jakinaraziko digu.

Euskal Herriak dituen erronkei begira, Iñigo Urkulluk badu behar adinako lidergorik? Ez al dago agortuta fase honetarako?

Uste dut gogoeta hori bi mailatan egiten dela. Horren inguruko eztabaida politiko bat badago, Legebiltzarrean egiten dena, gainegitura politikoarena. Hor bakoitzak bere ikuspuntua dauka, legitimoa da eta defenditzen du. Baina uste dut badagoela beste neurri bat horretarako: gizarteak ezartzen du hauteskundez hauteskunde. Une honetan EAJk gizartean duen babesa oso handia da, azken hauteskunde hauetan guztietan ikusi dugun bezala, eta iruditzen zait EAJk erakusten duen indar horretan pisu handia duela Iñigo Urkulluren izaerak eta izaera horrek gizartearen talde askoren aurrean duen onespenak. Orduan, nire konklusioa litzateke gizatalde askorentzat Urkulluk oso ongi betetzen duela lehendakari bati gaur eta hemen eskatzen zaiona.

Kataluniaren bidea ez duzue gustuko, baina herri gisa ezingo gara beste 40 urtean transferentzia eske ibili, ezta?

Nik uste dut gure azken 50-60 urte hauetako esperientzia politikoak bi eredu erakusten dituela abertzaletasunari dagokionez. Bata da, esan dezagun edo deitu zaio, abertzaletasun demokratiko instituzionala edo praktikoa; eta gero egon da beste eredu abertzale bat erakundeetan egon ez dena eta bere burua ia-ia orain arte iraultzailetzat ikusi duena edo erakutsi duena. Abertzaletasun instituzionalak orain arte zer eman duen eta zer ekarri duen bistan dago, daukagun horretan eta falta zaigun horretan. 40 urtez beste bide batzuk planteatu dituzten horiek zer ekar lezaketen ez dakigu, ez baitute aukerarik izan gobernu batetik erabakiak hartzeko. Nik uste dut euskal gizartearen gehiengoak une honetan lehendakariari eskatzen diola jarraitzeko egin duen bidean eta gauzak egiteko moduan. Ez dut uste eredugarri ikusten dutenik momentu honetan Katalunian gertatzen ari dena.

Baina aldi berean euskal gizartearen gehiengo hori oso kritikoa da espainiar gizartean indarrean diren joera soziopolitikoekin. Urkulluren hitzetan, espainiar eta euskal gizarteak «dibergenteak» dira. Nola erantzun behar zaio horri?

EAJk ordezkatzen duen mundu abertzale horrek, zuk esaten duzun hori horrela izanda, jakin izan du 40 urte hauetan egokiera ezberdinak erabiltzen herrigintzan pausoak emateko eta uste dut ez dagoela beste biderik. Ez dut bide alternatiborik ikusten. Norbaitek bide hori baldin badauka, azaldu eta eskaini egin beharko luke.

Egin duzun banaketari helduz, eta gaur egungo egoerara ekarri gaituen bidea EAJk soilik erreibindikatzen duela egia izanik, ez al da arazo bat gizarte oso baten ibilbide historikoa alderdi batek patrimonializatzea?

Dudarik gabe, baina nik ez dut uste horren errua leporatu dakiokeenik sistema instituzional hau lideratu duenari. Gure gizartean gauza asko egin dira 40 urte hauetan, gauza asko gertatu dira arlo ekonomikoan, arlo sozialean, kulturarenean, hizkuntzarenean… eta hori ez zen posible izango alderdi bakar baten ekimenez. Uste dut jende askok hartu duela parte gaur egun dugun hau eraikitzen. Nik ere neure buruari galdetzen diot zergatik beste batzuek ez duten erreibindikatzen honetan guztian egin duten ekarpena.I.S.

COMPROMISO


«Tenemos una creación cultural muy contemporánea que exige un compromiso alto por parte de la audiencia, que no siempre está dispuesta a concedérsela»