01/07/2020

Lakua ha repartido 140,2 millones en subvenciones en dos martes

Las dos últimas referencias escritas del Consejo de Gobierno de Lakua que se reune los martes han llegado especialmente cargadas de páginas y de millones de euros. Entre las reuniones del 23 y el 30 de junio el Ejecutivo de Lakua ha repartido 140,2 millones de euros en diversos programas de ayudas y subvenciones de los departamentos.

Iñaki IRIONDO|GASTEIZ
0701_eg_cg

En las semanas anteriores a las elecciones de abril y noviembre de 2019 se hicieron famosos los «viernes sociales» de Pedro Sánchez, cuando el Gobierno aprovechaba las reuniones del Consejo de Gobierno para aprobar decretos con medidas sociales. La oposición los entendió como una fórmula de utilización de las prerrogativas del Ejecutivo del PSOE con fines claramente electoralistas.

En las últimas semanas, en la CAV, los Consejos de Gobierno están llegando cargados de ayudas y subvenciones. De hecho, entre la cita del pasado 23 de junio y la de ayer, se han repartido 140,2 millones de euros en este tipo de programas.

En favor del Ejecutivo autonómico hay que decir que tras la reunión de ayer no hubo rueda de prensa en la que hacer publicidad de las medidas adoptadas. Sin embargo, la referencia escrita remitida a los medios de comunicación llegaba con un número de páginas muy superior a lo que suele ser habitual, en la que se reflejaban hasta cerca de una veintena de programas de ayudas y subvenciones.

Empezó Urkullu el 16 de junio

Los Consejos de Gobierno con «buenas noticias» en forma de millones de euros se retomaron hace dos semanas, el 16 de junio, cuando el mismo lehendakari compareció en rueda de prensa para anunciar cuatro programas por valor de 140 millones de euros para el impulso de la creación de empleo.

Iñigo Urkullu presentó estos programas como una iniciativa gubernamental «para atender la prioridad de recuperar el empleo destruido como consecuencia de la crisis de la Covid-19». Fueron 42 millones para planes locales de promoción del empleo, 66 millones para formación de desempleados, 2,3 millones para el Programa Hezibi y 30 millones para la formación de personas que están trabajando.

Según fuentes de la oposición, la mayoría de todos estos planes estaban ya incluidos en los Presupuestos de 2020, que están redactados a finales de 2019, cuando todavía no se conocía este coronavirus ni la pandemia a la que iba a dar lugar.

Una veintena de ayudas ayer

Los dosieres de los Consejos de Gobierno que llegan a la prensa cada martes pocas veces alcanzan las veinte páginas para dar cuenta, en euskara y castellano, de los temas tratados en cada reunión. El de ayer tenía 69. Casi todas ellas, para dar cuenta de la veintena de ayudas y subvenciones a las que se les dio el visto bueno en plena campaña electoral, y que sumaban prácticamente 51 millones de euros.

Más de la mitad de esa cifra, 28 millones de euros, se dirigen al desarrollo de Pymes de base tecnológica, pero hay también subvenciones directas a distintas asociaciones.

Al margen de estas ayudas y subvenciones por 50,8 millones de euros, el Consejo de Gobierno también aprobó ayer la autorización por valor de más de 22 millones de euros para la construcción de tres promociones de viviendas sociales y alojamientos dotacionales para jóvenes en los municipios de Bilbo, Gasteiz y Azpeitia.

El Consejo de Gobierno del 23 de junio también fue prolijo en la concesión de ayudas y subvenciones, que en total sumaron 89,3 millones de euros.

La mayor parte de esa cantidad, 66,1 millones, fueron para programas de ayudas al alquiler social y a la rehabilitación de viviendas en 2020, paso que el Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda también decidió dar en fechas tan próximas a las elecciones.

En total son 140,2 millones para ayudas y subvenciones, más el anuncio de otros 140 millones de Urkullu para programas de empleo que, según la oposición, estaban ya en los presupuestos de este año. 280 millones de «buenas noticias» del Gobierno en vísperas electorales.

TAPIA Y EL TAV


En un acto en Hendaia, Arantxa Tapia criticó que ni el Gobierno francés ni el español se comprometan con la conexión entre Irun y Hendaia. El objetivo del PNV es que «para 2024 logremos aumentar un 20% el transporte de mercancías y viajeros por tren».