Maitane ALDANONDO

STRAIKER AÚNA MODA Y ARTE CON UN ENFOQUE «URBANO Y MILENIAL»

Dos jóvenes guipuzcoanos son los promotores de esta nueva marca de ropa que también quiere ser una plataforma de difusión para jóvenes artistas urbanos. Junto a su línea básica, incluyen prendas diseñadas por sus colaboradores, y elaboran la comunicación de la marca poniendo el valor el trabajo de estos creadores.

gara-2020-11-15-Reportaje

La moda es más que ropa, es una muestra de la personalidad, una forma de expresión, de arte... Así lo creen el irundarra Iván González y el donostiarra Andrés Piñeiro, creadores de la marca Straiker, que congrega a su alrededor una comunidad de jóvenes artistas urbanos. Sus primeras prendas están a la venta en la web wearestraiker.com, junto a las diseñadas por la bailarina donostiarra Leire Dallas y el rapero madrileño Yer MDZ.

Los responsables son dos amigos con ganas de crear algo juntos. El fuerte de Piñeiro es la gestión de proyectos, mientras que González viene del campo del marketing y ha participado en varias iniciativas. Barajaron distintas posibilidades y se inclinaron por hacer moda con «un enfoque urbano y milenial» que, a su vez, quieren que sirva para dar voz a «jóvenes artistas con algo que decir». De este modo, diseñarán conjuntamente algunas prendas y realizarán la comunicación de marca –fotos, videos o un podcast de entrevistas– con y para ellos.

Actualmente, junto a las prendas básicas Straiker, tienen camisetas ideadas por Leire Dallas y Yer MDZ. La bailarina dibujó sus propios ojos, «son muy característicos, por el eyeliner, el tipo de ceja...», mientras que el fotógrafo escogió un fotograma de uno de sus videoclips más conocidos. En total tienen 36 referencias a la venta, sobre todo camisetas, pero también hay tops, polos, pantalones, sudaderas o gorros. El rango de precio va desde los 12€-15€ de los gorros a los 26€-35€ de las camisetas o los 59€ de las sudaderas. Conjugan la línea básica con ediciones limitadas que están disponibles durante un periodo de tiempo y cuentan con pocas existencias. Han incorporado detalles como bordados, apliques o etiquetas personalizadas. También el packaging es especial, de estilo urbano, que incluye pegatinas y fotografías tipo polaroid de modelos y artistas.

Trabajan con empresas locales como Hazlan de Irun y sus proveedores les garantizan que se confeccionan en condiciones óptimas, «algo que nos parece lógico, de sentido común». Venden solo online y a nivel estatal, con la intención de entrar en otros mercados europeos, como Alemania, Estado francés o Gran Bretaña, si siguen creciendo. Calculan dar el paso en un año y medio, conscientes de que «todavía nos queda mucho trabajo».

Lanzaron la web el 11 de setiembre y están contentos con la respuesta recibida. Su objetivo es hacer marca, así como darse a conocer, lo que de momento están cumpliendo. El irundarra apunta que han conseguido más de 10.000 seguidores en Instagram, «nuestro principal canal de venta», y su video de presentación superó las 5.000 visualizaciones en horas. Las ventas «van bien», pero tienen los pies en la tierra y saben que tiene que seguir mejorando. Iban a realizar eventos para darse a conocer, pero en el contexto actual es imposible. Aún así, no paran, y ya están pensando en nuevas colaboraciones y diseños e, incluso, en enfocar su packaging como regalo de Navidad.

Empezaron en noviembre de 2019 y lo han hecho todo ellos, sin ayudas; desde el logotipo a los bordados o las cajas. «Sabíamos que el dinero que teníamos que invertir era considerable; por eso, hemos dedicado tiempo y esfuerzo para que no fuese tanto», aclara González. Su experiencia en otros proyectos les ayuda a medir sus expectativas. «Creo que está bastante bien. Sabía que una vez lanzada la marca iba a ser el momento más complicado. Ver cómo mantenerte, cómo seguir avanzando sin tener que volver a hacer inversiones; porque si no, no es viable».