15/04/2014

Obligados a reaccionar

El Alavés necesita sumar dos tercios de los puntos que dispute para alcanzar la permanencia. La seguridad defensiva, clave.

GARA GASTEIZ
P035_f02_345x435

El Alavés ha agotado su margen de error casi por completo. Restan ocho jornadas para que concluya el campeonato y apenas ha sumado 35 puntos, lo que le obliga a hacerse con dos tercios de los que dispute en esta recta final de Liga si quiere salvarse.

No hay dudas sobre cuál es el boquete por el que se han escapado las opciones que ha ido perdiendo la escuadra albiazul hasta ahora. La fragilidad defensiva que, sea por errores personales o colectivos, convierten al Alavés en el equipo más goleado de la categoría. 50 le han caído en 34 jornadas -una media de 1'47 por partido, que además ha ido creciendo con el paso de los meses-, una cifra inasumible para cualquier equipo, por mucho que se encuentre entre los más goleadores o incluso cuente, como es el caso, con el máximo realizador de Segunda.

Lo asume Juanma, para el que «es muy difícil ganar si te meten dos goles. Te obliga a hacer tres por partido y eso es muy complicado en esta categoría, donde estamos viendo que se dan resultados muy ajustados». Lo más doloroso, asume el centrocampista, es que la gran cantidad de goles encajados se debe tanto, o más, a los errores propios que al olfato de los rivales. El choque ante el Castilla supuso uno de los mejores ejemplos. «Son errores que no nos podemos permitir si queremos salir de ahí abajo -admitió-. Tenemos que tener más concentración defensiva, sobre todo a balón parado».

El problema es que el discurso se repite jornada tras jornada, precisamente porque los errores también lo hacen y, paralelamente, vuelan con ellos las oportunidades de reacción. En un momento, además, en el que los resultados ganan en valor al decantar los golaverages que, en un momento dado, pueden llegar a decidir descensos y permanencias. Sucedió el domingo pasado cuando, en opinión de Juanma, «perdimos una oportunidad muy buena para colocarnos a tres puntos de la salvación». Aunque insistía en que lo más doloroso fue «la manera en que se produjo. Un equipo que no te tira a puerta, te mete dos goles en jugadas a balón parado y otra vez a remar. Así es difícil porque los rivales con poco te hacen gol», lamentó.

Pero de poco valen los lamentos. Al Alavés no le queda otra que reaccionar. De inmediato y con continuidad. Y el mensaje oficial, al menos, pasa por que puede hacerse. «Quedan puntos y quedan partidos -asegura Juanma-. Y creo que entre todos lo podemos conseguir». Incluso en un campo tan complicado como el Colombino, en el que los gasteiztarras visitarán a un Recreativo con el ascenso en el punto de mira. Pero es que, más allá de la entidad del rival, «es una final y vamos con la mentalidad de ganarla. Se está viendo que la igualdad es máxima y tenemos que ir a Huelva a por los tres puntos. Si ganamos, seguro que vemos las cosas de otra manera», confió el jugador.

El Eibar podría perder a Eneko Bóveda para el tramo final de la temporada

La derrota pudo no ser la peor noticia del choque ante el Tenerife, que se saldó también con la lesión de Eneko Bóveda.

El lateral chocó con Javi Moyano en el área tinerfeñista a veinte minutos del final y, diez más tarde, tenía que retirarse con evidentes signos de dolor. Hoy se le realizarán las pruebas médicas pertinentes, pero todo parece indicar que podría tener afectados los ligamentos de la rodilla. La principal duda, de hecho, pasa por saber si se trata de un esguince, una rotura o incluso la temible triada.

El Eibar también perderá a su otro lateral, Yuri, para la visita al Castilla, en este caso por sanción. GARA