Arnaitz GORRITI
Final de la NBA

San Antonio Spurs, a solo un triunfo de cobrar su revancha

Los texanos se adelantan 3-1 al batir 86-107 a Miami, haciendo gala de un juego colectivo espectacular.

gara-2014-06-14-Noticia

Por primera vez en la historia de la Final de la NBA, un equipo encadena dos victorias a domicilio con más de 15 puntos de ventaja. Tras imponerse por 86-107, los San Antonio Spurs están a un único triunfo de sumar el quinto anillo de su historia, después de que los Heat se lo arrebataran en el último momento la pasada campaña. Un juego colectivo que enamora está siendo el principal detonante de la revancha texana.

Los Spurs, guiados por los 20 tantos y 14 rebotes de Kahwi Leonard, apabullaron nuevamente a unos Heat limitados a los 28 tantos y 8 rebotes de LeBron James. Entre nueve jugadores distintos, los de Greg Popovich dieron 25 asistencias -9 para Boris Diaw-. El continuo movimiento del balón y el de los jugadores sin balón volvió loca a la defensa de los Heat, mientras que los Spurs abrían brecha desde el inicio, yéndose 36-55 al receso.

Tal era el nivel exhibido por los de Popovich, que su técnico, habitualmente tan exigente y puntilloso, reconocía en un tiempo muerto que «estáis haciendo un gran trabajo en la circulación de balón. Solo os pido que no dejéis de ser activos y que busquéis la canasta en vez de dejar que pase el tiempo». Mientras, en el banquillo de Miami Erik Spoelstra daba órdenes, pero hasta LeBron James agachaba la cabeza.

Pero The King James no iba a quedarse de brazos cruzados. Tras el descanso, anotó 19 de sus 28 puntos en el tercer cuarto, pero sus compañeros -3 de 13 en tiros de campo y 4 de 8 en tiros libres para Wade, 5 de 11 para Bosh en tiros de dos y de tres-, no daban un paso adelante, añadiendo solo ¡dos puntos! a la producción de los Heat.

Miami se puso a 13 puntos, pero en San Antonio, mientras Duncan y Parker realizaban labores de intendencia, Leonard y Diaw, junto con la buena mano de Green y Mills, se encargaban de tomar aire y abrir un hueco que volvía a superar la veintena: 57-81 al final del tercer período.

La cooperativa

El partido estaba decidido y la eliminatoria, salvo que el Big Three de los Heat renazca de sus cenizas, también. Tim Duncan se permitía el lujo de sumar solo 10 puntos, mientras que Kahwi Leonard, en principio el «sacrificado» defensor de LeBron James, postula para ser el MVP.

El alero de los Spurs, con todo, quiere ser cauto. «No soy ninguna estrella. Mi misión en el campo es salir y darlo todo por el equipo. Además, todavía no hemos logrado el título. Hemos dado un gran paso, sí, pero los Heat son un gran equipo, los actuales bicampeones de la Liga y estarán listos para resurgir en el quinto partido», declaraba.