18/03/2015

La crono no pone pegas a la victoria de Nairo Quintana

Jonathan Castroviejo logró una meritoria cuarta posición en la etapa que ganó Fabian Cancellara.

GARA SAN BENEDETTO DEL TRONTO
P036_f01

El colombiano Nairo Quintana, del equipo Movistar, se adjudicó la Tirreno Adriático en una etapa contrarreloj en la que le bastó con no caerse para conservar la primera plaza y en la que se impuso el suizo Fabian Cancellara, del Trek, tal y como aventuraban los pronósticos.

El helvético, campeón olímpico contrarreloj en Pekín 2008 y mundial en 2006, 2007, 2009 y 2010, invirtió un crono de 11:23, a una media de 52.708 kilómetros/hora, en una nueva demostración de poderío, que supone un premio para la celebración hoy de su 34 cumpleaños. En esta etapa el vizcaino Jonathan Castroviejo brilló logrando la cuarta posición, solo superado por el ganador -del que le separaron 12 segundos-, su compañero y también especialista, Adriano Malori y por el el bielorruso Vasil Kiryienka.

Por su parte, Quintana supo retener el jersey de líder. Partía con 39 segundos de ventaja respecto al holandés Bauke Mollema (Treck Factory) y 48 sobre su compatriota Rigoberto Urán (Etixx-Quick Step) y resistió sin grandes apuros. El del Movistar, ganador del Giro 2014, acabó con 18 segundos de ventaja sobre Mollema y 31 sobre Urán.

La UCI critica a Armstrong. El presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI), el inglés Brian Cookson, criticó ayer la decisión del estadounidense Lance Armstrong de participar en una prueba benéfica en mismo Estado francés un día antes del comienzo del Tour. Armstrong, sancionado de por vida por dopaje, ha sido invitado por el exfutbolista inglés Geoff Thomas, quien también superó un cáncer, a disputar una carrera ciclista organizada para recaudar fondos para combatir la leucemia. Además de Cookson, que considera que la presencia de Armstrong es «irrespetuosa con el Tour, los ciclistas y la UCI», el director del equipo Sky, Dave Brailsford, aseguró al diario -The Times- que el estadounidense «ya ha hecho demasiado daño al ciclismo y al Tour».