NAIZ

El juez desestima los recursos de la Fiscalía y avala el tercer grado de Forcadell y Bassa

El titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Barcelona ha avalado el régimen de semilibertad de Carme Forcadell y Dolors Bassa después de desestimar los recursos de la Fiscalía. El magistrado apunta que no aprecia riesgo de reincidencia, ya que ambas presas no han mostrado intención de volver a la esfera política.

Carme Forcadell, tras salir de prisión con un permiso. (@ForcadellCarme)
Carme Forcadell, a su salida de prisión en un permiso. (@ForcadellCarme)

El juez ha avalado el régimen de semilibertad que la Generalitat concedió en julio a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y a la exconsellera de Dolors Bassa, al concluir que no presentan riesgo de reincidencia y que la gravedad de sus condenas no son un «obstáculo insalvable».

En sendos autos, el titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Barcelona ha acordado desestimar los recursos de la Fiscalía contra el tercer grado concedido a ambas condenadas por el procés, quienes, a diferencia de los presos en Lledoners, han seguido disfrutando del régimen abierto porque la justicia descartó suspendérselo.

La decisión puede ser impugnada ahora por el Ministerio Público ante el propio Juzgado de Vigilancia o, directamente, ante el Tribunal Supremo español, que tiene todavía sobre la mesa los recursos de la Fiscalía contra el tercer grado que la Generalitat concedió a los nueves líderes independentistas presos en Lledoners.

Con la confirmación del tercer grado de Bassa y Forcadell, los nueve presos del procés tienen avalado el régimen de semilibertad, aunque el exvicepresidente Oriol Junqueras, los exconsellers Josep Rull, Jordi Turull, Raül Romeva y Joaquim Forn, y los activistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart lo tienen suspendido desde el pasado 30 de julio, a la espera de que el Supremo se pronuncie, por orden de la juez que revisó su situación.

El juez de Vigilancia considera que Bassa y Forcadell cumplen los requisitos para pasar al régimen de semilibertad y recuerda que el tercer grado «no es una gracia o indulto atenuado», sino una modalidad de cumplimiento de la que es un «eje esencial la asunción de los hechos objeto de condena como indicativo de la reeducación y reinserción».

Sin voluntad de retornar a la vida política

En el caso de Forcadell, el magistrado valora que ha seguido con «óptima implicación» el tratamiento encaminado a revisar los hechos por los que fue condenada, lo que se concreta en «una actitud favorable de autocrítica» y una identificación de «los riesgos y el comportamiento pasado».

El magistrado apunta además que la condenada presenta «niveles bajos en los factores de riesgo, buena empatía y óptima estabilidad», sin proyectos de «efectividad en la vía política».

También en el caso de Bassa el juez sostiene que, «sin renunciar a la ideología, materia no punible obviamente», la exconsellera muestra los recursos adecuados para abordar «alternativas diferentes» a los hechos por los que fue condenada, los cuales reconoce, igual que las «consecuencias de los propios actos».

Según el auto, Bassa presenta niveles bajos de riesgo de reincidencia y ha manifestado que no tiene «ninguna intención de retornar a la esfera política», porque sus planes de futuros son trabajar, jubilarse, cuidar a su madre y vivir en familia.

Recuerda asimismo el juez que la exconsellera ha completado un máster en filosofía y ha participado en tareas de «ayuda, colaboración y formación» a otras reclusas.