La Real campeona celebra el título de Copa con sus aficionados en Anoeta seis meses después

Todos los integrantes del staff técnico y la plantilla han ofrecido a su afición el título conseguido en Sevilla el 3 de abril y los capitanes Asier Illarramendi y Mikel Oyarzabal han sido los encargados de volver a levantar la Copa entre gritos de «¡Txapeldunak, txapeldunak!» de sus aficionados.

Todos los integrantes del staff y de la plantilla se han fotografiado antes del partido con el Mallorca en el centro del campo con la Copa. (Gorka RUBIO / FOKU)
Todos los integrantes del staff y de la plantilla se han fotografiado antes del partido con el Mallorca en el centro del campo con la Copa. (Gorka RUBIO / FOKU)

Los jugadores de la Real han ofrecido antes del inicio del encuentro contra el Mallorca (21:00) la Copa ganada en Sevilla ante el Athletic a su afición al ser la primera oportunidad en la que todos los abonados podían entrar al Reale Arena con el 100% del aforo desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

Por deseo expreso de Imanol y de los jugadores el acto ha sido sencillo para no distraerse ante la importancia de un partido en el que los blanquiazules se juegan el liderato en solitario.

Se ha colocado la Copa en un pasillo azul y a los dos lados se han situado con banderas blanquiazules abonados menores de 16 años nacidos un 3 de abril, fecha en la que se disputó la final de Sevilla. Primero han salido todos los técnicos que se han situado en el centro del campo

Cuando los jugadores han saltado al campo los espectadores han cantado el himno de la Real a capela y han formado un mosaico espectacular conmemorativo de la Copa, patrocinado por Finetwork, cuyo nombre ha figurado por vez primera en la parte delantera de toda la indumentaria de la Real y en el círculo del centro del campo.

Los capitanes han vuelto a levantar la Copa

Asier Illarramendi y Mikel Oyarzabal, los dos capitanes lesionados, han cogido la Copa y la han ofrecido desde el centro del campo a una afición que les ha brindado una gran ovación entre gritos de ¡Txapeldunak, txapeldunak! mientras se emitían en los videomarcadores las imágenes de la final de Copa.

Después todos los protagonistas se han fotografiado con la Copa en el centro del campo.

Tras el partido, independientemente del resultado, los jugadores realistas volverán a dar una vuelta al campo para celebrar la Copa y a agradecerles su apoyo.