'El Tuli' será el primero en lanzar el cohete por votación popular

Jesús Ilundain ha conquistado al 40% de los que han participado en la votación para elegir al lanzador del txupinazo de sanfermines. «Llevo 85 años esperando este momento», ha dicho. También ha hecho una confesión terrible, haber fallado dos años a las fiestas de Iruñea. «Por culpa de la mili», se ha quejado.

NAIZ|17/06/2016 17:42|0 comentarios
Bb_20160617569352
Joseba Asiron y 'El Tuli', ayer en la rueda de prensa. (Idoia ZABALETA / ARGAZKI PRESS)

«Una de esas noches que andas por ahí y acabas en el encierro». Así es como se empezó a cantar al santo antes de que suelten a los toros por Santo Domingo. 'El Tuli' ha explicado varios detalles de cómo él inició esta tradición con otro amigo. En ese año, no ha querido citar cuál exactamente, se arrodillaron mirando a los corralillos cantando la coplilla que «era de la Peña La Única». Por aquel entonces no había santo, ya que la hornacina no se puso hasta tiempo después. Primero fueron «unas monjicas del hospital militar» y luego ya compraron la imagen actual las Peñas de Iruñea.

El alcalde, Joseba Asiron, ha presentado esta tarde los resultados de la primera votación para elegir quién prende la mecha de las fiestas. Han tomado parte en la elección 9.830 personas e Ilundáin ha sido el más votado, de largo, de cuantos participaban. Era el único candidato con cara y rostro, ya que los demás eran colectivos de la ciudad. En total ha habido 3.960 personas apoyando a 'El Tuli'. En segundo y tercer puesto, prácticamente empatados, han aparecido el París 365 y Las Peñas (1.766 y 1.759 votos, respectivamente). Muy por detrás han quedado Sanfermines en Igualdad, el grupo de danzas Oberena y la PAH.

Breves datos biográficos

Jesús Ilundain Zaragueta nació el 21 de marzo de 1931 en la calle Jarauta. Es el socio número 1 de la peña Los de Bronce, fundada en 1950, de la que fue presidente en los años 70. Como peñista y amante de los Sanfermines, participa de manera activa en ellos en fiestas y también durante todo el año, celebrando cada día de escalera y promoviendo actividades para mejorar el ambiente en la peña. Antes de formar parte de Los de Bronce, fue socio de los Iruñako.

Durante las fiestas participa en infinidad de actos, recorriendo las calles con la txaranga de la peña, ya sea de mañana, de tarde o de noche, incluso tocando el bombo, o con su presencia en las dianas. Es miembro de la Corte de San Fermín, por lo que tampoco se pierde la procesión del santo el 7 de julio, aunque haya trasnochado. A sus 85 años asiste a diario a todas las corridas de toros en la plaza, ocupando la misma localidad que cuando iba de joven con su cuadrilla. Empezó corriendo el encierro en Estafeta a los 15 años, pero después se cambió a la cuesta de Santo Domingo.

Elección popular, por primera vez
Por primera vez, el alcalde de Iruñea ha delegado la elección de quién tira el txupinazo, tras renunciar a lanzarlo él el pasado año y cederlo a la Peña La Veleta, que desapareció tras la guerra al ser ejecutados varios de sus miembros. Joseba Asiron delegó esa competencia en la ciudadanía o, a través de las asociaciones de la Mesa General de Sanfermines. El sistema de articuló en dos fases: un plazo para las propuestas en esa Mesa y otros de votación popular de la ciudadanía. Las candidaturas se podían formalizar sobre personas o grupos que hayan realizado aportaciones a Iruñea. Quedan excluidos los partidos políticos, las organizaciones sindicales o empresariales y las confesiones religiosas.

El medio centenar de asociaciones presentes en la Mesa General de San Fermín son las encargadas de presentar las candidaturas, que debían contar con una breve memoria de los meritos que la avalan, además de la autorización expresa de la persona o entidad para la que se quiere ese honor. Las propuestas que obtienen al menos un tercio de las asociaciones y entidades de la Mesa pasan, entonces, a votación pública. En definitiva, que el sistema está diseñado para que nadie tenga control sobre él y sea la ciudadanía en votación popular el elemento decisorio.