«¡Ahora los presos!», clamor en Bilbo y Baiona por el fin de la política penitenciaria de excepción

Bilbo y Baiona han acogido sendas manifestaciones para exigir el fin de la política penitenciaria de excepción aplicada a los presos. 76.000 personas han estado en Bilbo y 9.000 en Baiona, según el recuento realizado por GARA/NAIZ y Mediabask. A destacar la amplísima representación política en Baiona y la exigencia a París de que aplique el derecho común «a todos los presos». En Bilbo han subrayado que «mientras las cárceles no se vacíen estaremos ante una resolución inconclusa».

NAIZ|BAIONA/BILBO|12/01/2019 19:15|9 comentarios
Int20190112023614
La manifestación de Bilbo a su paso por Zabalburu. (FOKU)

De manera simultánea, a las 17.24 de la tarde, han iniciado el paso las manifestaciones de Bilbo y Baiona por el fin de la actual política penitenciaria de excepción. Marcadas ambas por los avances anunciados el año pasado por los gobiernos francés y español y la frustración del alcance limitado de estos.

Unas 85.000 personas han estado presentes en ambas manifestaciones, 76.000 en Bilbo y 9.000 en Baiona, según el recuento realizado por GARA/NAIZ y Mediabask. El formato de la doble movilización fue el mismo en 2016, en aquella edición el total ascendió a 71.000, con 63.000 personas en Bilbo y 8.000 en Baiona.

Poco antes de comenzar la marcha de Baiona ha trascendido el apoyo del 65% de los alcaldes de Ipar Euskal Herria a la movilización. Un nuevo dato que muestra el alcance amplio y transversal que la reivindicación por los derechos de los presos ha logrado en los tres territorios. Las declaraciones previas a la manifestación han estado marcadas en la capital de Lapurdi por las explicaciones dadas esta semana por la ministra de Justicia francesa después de que se denunciara un «bloqueo» en la interlocución. El presidente de la Mancomunidad Vasca, Jean-René Etchegaray, ha afirmado que están «dispuestos a seguir hablando» pero que París «debe ir más lejos y reconocer sus derechos a todos los presos». Nicole Belloubet había hablado de «obstáculos» para aplicar la ley en algunos casos. El senador derechista Max Brisson también ha insistido en esa idea, «debemos renovar y reforzar el consenso para avanzar sobre la aplicación del derecho común a los prisioneros vascos».

En Bilbo, desde la dinámica 'Orain presoak' Joseba Azkarraga se ha dirigido al Gobierno español para decirle que «no pierdan de vista lo que hoy se está viviendo en Bilbo y Baiona». Azkarraga ha interpelado al PSOE afirmando que «mientras las cárceles no se vacíen estaremos ante una resolución del conflicto inconclusa». La expresa Sara Majarenas ha insistido en esa idea, «ahora es el momento de desatar el nudo de los presos».

En la misma dirección Alfonso Ríos, de CCOO, «es necesario que el Gobierno [español] dé pasos, todos tenemos una responsabilidad para lograr la convivencia». Arnaldo Otegi ha insistido en avanzar en los casos más urgentes y ha añadido, «la convivencia democrática exige que todos los presos políticos y deportados vuelvan a casa».

Ambas marchas han avanzado con pancartas en las que se leía «Orain presoak» (Ahora los presos) en cabeza, además de otras que rezaban «Etxean nahi ditugu» (los queremos en casa), en Bilbo, o «Paz en Euskal Herria: ahora los presos», en Baiona.

El ambiente ha sido festivo y emotivo en ambas marchas. La de Baiona encabezada por joaldunes y la de Bilbo con multitud de grupos musicales espontáneos y la larga comitiva de los familiares de los presos. En la capital vizcaina se ha vivido un momento muy intenso cuando la marcha ha realizado un parón en Zabalburu para que los representantes de Sare atendieran a los medios, los presentes han aguardado mientras entonaban la ya mítica «Kalera, kalera». Melodía que también se ha escuchado en la cabecera de la marcha de Baiona.

En la capital de Lapurdi el color ha corrido a cuenta del bloque juvenil que media hora antes se ha citado frente a la prisión de la capital de Lapurdi. La convocatoria conjunta partía de las organizaciones Aitzina, Azia, EHZ, ELB gazte y los gaztetxes de Donapaleu, Garazi, Makea, Luhuso, Itxasu, Kanbo, Hazparne, Baiona, Azkaine, Donibane Lohizune, Sara y BIarritz.

Sumado el bloque joven, la manifestación de Baiona ha avanzado por el recorrido previsto. Más dificultoso ha sido en el caso de Bilbo donde, como viene siendo habitual, las principales calles de la capital vizcaina se habían copado de gente antes de que comenzara la manifestación. El recorrido estaba repleto de gente antes de que comenzara la marcha. Al término de la protesta desde el micrófono del ayuntamiento han afirmado que alguna gente seguía todavía en La Casilla, punto de inicio de la movilización.

Recuerdo para Catalunya y Altsasu en Bilbo

En Baiona en nombre de Bake Bidea y los Artesanos de la Paz han tomado la palabra Anaiz Funosas y Mixel Berhokoirigoin. Ambos se han referido al bloqueo o parón existente en la interlocución con el Gobierno francés.

La titular de Justicia había esgrimido la necesidad de ser sensibles con las víctimas, Berhokoirigoin ha afirmado que «hoy hablamos de los presos pero no nos olvidamos de las víctimas, todas tienen derecho el derecho al reconocimiento, la verdad y la reparación». Funosas ha afirmado que las conversaciones con el Ministerio de Justicia se deben retomar pero «deben poner sobre la mesa una hoja de ruta y una agenda, se debe renovar la confianza». Funosas ha insistido en que es el momento de que se acabe «con todas las medidas de excepción, por vía de la justicia transicional, como ha ocurrido en otros procesos de paz en todo el mundo».

Una idea que también han esgrimido en Bilbo donde la intervención final ha corrido a cuenta de Javier Sádaba en castellano y Pilar Kalzada en euskara. La periodista ha denunciado que «estamos ante un gobierno que no cumple la palabra dada» y que «es el momento de que se cumpla la ley». Ha exigido la puesta en libertad de los presos gravemente enfermos y los de avanzada edad, dar pie al cómputo de penas de condenas en otros estados europeos y finalizar la política de alejamiento. Ha exigido, además, que el nuevo estatus de la CAV recoja el derecho del preso a cumplir la condena cerca de su domicilio. «Es simplemente cumplir la ley, nada más», ha sentenciado.

Su intervención la ha finalizado con un recuerdo tanto a los presos políticos catalanes, «estem amb vosaltres», ha dicho, y a los jóvenes de Altsasu a lo que los presentes han respondido al grito de «Altsasukoak askatu».

NOTICIAS RELACIONADAS