Israel mata a un bebé, a su madre embarazada y dos jóvenes en Gaza

Un bebé de 14 meses, su madre embarazada y dos palestinos de 22 y 25 años, han muerto en un bombardeo realizado por el Ejército de Israel sobre la Franja de Gaza poco después de denunciar un ataque con cohetes desde el enclave. Autoridades israelíes habían anunciado que actuarían «en defensa de su territorio y sus ciudadanos».

NAIZ|JERUSALEN|04/05/2019
Gaza
Ataque israelí en Gaza, en una imagen de archivo. (Mohammed ABED/AFP)

El niño muerto, Saba Mahmud Abú Arar, se encontraba en casa junto a su madre, Falastin Abu Arar, de 37 años y que estaba embarazada. Un cohete israelí habría impactado contra la vivienda de la familia y ambos han muerto a consecuencia de las heridas causadas por la explosión, según ha confirmado el Ministerio de Salud palestino.

Mohammed Nasser, un joven palestino de 22 años, a quien el movimiento Hamas ha identificado como uno de sus milicianos, ha fallecido durante el bombardeo israelí de la Franja de Gaza poco después de que Israel denunciara un ataque con cohetes. El cuarto fallecido muerto es Khaled Abou Qleiq de 25 años, de quien no se han precisado más detalles del lugar del fallecimiento, al norte de la Franja

Este mismo sábado otros dos menores han resultado heridos con fracturas en el bombardeo israelí sobre Beit Lahiya, en el norte de la Franja de Gaza. En total, dieciocho palestinos resultaron heridos en los ataques.

Diversas autoridades de Israel, entre ellos el ministro de Exteriores Emmanuel Nahshon, habían denunciado esta mañana «un ataque terrorista desde Gaza» que habría consistido en «más de 50 cohetes lanzados contra localidades israelíes». Las autoridades de Israel no han dado cuenta de daños importantes por este ataque, de hecho han informado de que la mayoría de ellos han sido neutralizados por sus mecanismos de defensa.

Algo después, el Ejército de Israel anunciaba una ofensiva contra la Franja de Gaza elevando la cifra de cohetes a 90, «Acabamos de iniciar un ataque contra posiciones militares de Hamas en Gaza».

Este «bombardeo pesado», como lo ha descrito el Ejército israelí en su cuenta de Twitter, ocurre después de un día en el que al menos cuatro palestinos, entre ellos dos milicianos, fallecieran en el marco de una nueva jornada de enfrentamientos en la Franja de Gaza, en el marco de las protestas por la Marcha del Retorno, en la que resultaron heridos además dos soldados israelíes por disparos en la frontera. Según las informaciones recogidas por la agencia palestina de noticias WAFA, el bombardeo fue llevado a cabo en el campamento de refugiados de Maghazi y se saldó con dos muertos.

Ya se han producido los primeros movimientos de repulsa en el plano internacional, siendo el líder turco, Recep Tayyip Erdogan, el más tajante. Ha condenado con firmeza el sangriento bombardeo y ha calificado de «terrorista» el actuar del Estado de Israel.