Segunda querella contra Xabi Alonso por un supuesto fraude de más de medio millón de euros

El presunto delito fiscal se habría cometido en 2013 y se uniría a otros denunciados en una primera querella que corresponderían a los ejercicios económicos comprendidos entre 2010 y 2012.

NAIZ|20/06/2019 15:31
Xabialonso
Xabi Alonso levantando el trofeo como campeón de la Bundesliga (Guenter SCHIFFMANN/AFP PHOTO)

Según se relata en la nueva querella, el 1 de agosto de 2009 Alonso suscribió un contrato por el que «aparentemente» cedía la explotación de sus derechos de imagen a la sociedad Kardzali, en la que figuró como administrador hasta 2014 Ignasi Maestre, consultor fiscal del exfutbolista y también querellado.

Dicha sociedad estaba domiciliada en Madeira (Portugal) y gozaba de exención fiscal en las islas hasta 2012 al haberse constituido con fecha anterior a 2001. Maestre, administrador de otras 23 sociedades en el archipiélago luso, facilitó la mercantil a Alonso, «consciente de que iba a utilizarse a los efectos de evitar el pago de impuestos».

Añade el escrito que fue Iván Zaldua –asesor fiscal del exjugador y del mismo modo querellado– quien planificó la operación «a sabiendas de que el obligado tributario iba a eludir el pago de los impuestos que debieran repercutirse a los rendimientos derivados de la explotación de la imagen de Xabi Alonso».

La Fiscalía recuerda que, al fichar en agosto de 2009 por el Real Madrid, el tolosarra trasladó su residencia, «motivo por el cual en el ejercicio 2013 tenía la condición de residente fiscal en España con domicilio fiscal en Madrid, con las obligaciones tributarias correspondientes»

Sin embargo, «con ánimo de obtener un beneficio fiscal ilícito», presentó la renta del ejercicio 2013 sin declarar cantidad alguna procedente de los rendimientos obtenidos por la explotación de sus derechos de imagen «por cuanto utilizó la estructura societaria de Kardzali y una aparente cesión de los mismos» para evadir los 572.000 euros que ahora se le reclaman.

La Fiscalía considera «innecesaria» dicha sociedad para que el jugador explotara sus derechos de imagen, por cuanto ya tenía rubricado un contrato con Adidas, «uno de los máximos anunciantes que ha utilizado su imagen, cuyo contrato se firmó el 1 de enero de 2009, así como con el Real Madrid, el 5 de agosto del mismo año».

En total Alonso recibió en 2013 la cuantía bruta de 1.202.705 euros por parte de cuatro anunciantes, según la Fiscalía, que señala que «lo que hacía la sociedad ubicada en Madeira era transferir desde 2009 al futbolista un total de 5.900.352 euros, que respondían aparentemente a la deuda contraída por Kardzali con él por la adquisición de los derechos de imagen».

Agrega que es «una cantidad que se ha ido abonando a medida que la mercantil canalizaba los ingresos generados por la explotación de los derechos de imagen que procedían del Real Madrid y de diferentes marcas publicitarias».

La Fiscalía concluye que «dicha cesión nunca fue real y solo estuvo buscada por los querellados con el propósito de no abonar los impuestos que se debían repercutir a los rendimientos que generó la explotación de la imagen de Xabi Alonso».