El equipo Movistar mete miedo a Primoz Roglic antes de llegar a la montaña madrileña

El equipo telefónico ha convertido en un infierno la decimoséptima etapa entre Aranda de Duero y Guadalajara (219’6km) y, en lo que se preveía como un día de transición antes de la montaña madrileña, ha logrado colocar a Nairo Quintana en la segunda posición a 2:24 de Roglic. Toda la información en https://vuelta.naiz.eus/

Telleria, Iñaki|11/09/2019 17:05
Bici
Gilbert ha sido el más rápido entre los más rápidos. (Oscar DEL POZO/AFP)

Eusebio Unzue advirtió ayer del peligro de las etapas que restan y centró sus alertas en las dos de montaña, la de mañana y la del sábado.

Sin embargo, la batalla la ha empezado ya hoy en un día que se esperaba que transcurriera sin mayores dificultades, salvo que el viento moviera los temidos abanicos.

Un cúmulo de circunstancias, entre las que está el despiste mayúsculo del equipo Jumbo Visma o la falta de fuerza de sus componentes, ha llevado a un grupo de cuarenta corredores a ir tomando ventaja en cabeza.

Entre ellos estaba Nairo Quintana, el mejor situado en la general (en ese momento sexto a 7:43 del líder) y su compañero Imanol Erviti, a cuya ayuda debe buena parte de su éxito de hoy el colombiano de Movistar.

El grupo de escapados ha ido acelerando el ritmo, lo que le ha llevado a ir perdiendo corredores a la vez que sumaba más ventaja frente al grupo de los cinco primeros de la general.

Con el paso de los kilómetros, el fuerte calor y el viento, se ha formado un núcleo duro de escapados con una veinte de ciclistas que han llegado a acumular una ventaja de 6 minutos.

Las alarmas han saltado atrás donde Roglic veía peligrar su liderato y Pogacar y López sus opciones de podio.

Delante tiraban como en contrarreloj por equipos, con Erviti en sus salsa, y detrás Movistar pegaba unos arreones que han dejado a Roglic sin compañeros de equipo. Rumbo Visma estaba fundido.

Por su parte, Astana, con López asustado, mandaba esperar a Gorka Izagirre y Luis León Sánchez, que estaban en el grupo de arriba, para que echaran una mano al colombiano.

De esta forma, tirando unos y otros, han alcanzado casi una media de velocidad de 50 km/h que ha hecho que la etapa durara una hora menos de lo previsto.

En este río revuelto ha sido Philippe Gilbert (Deceuninck) quien ha conseguido su segunda victoria de la Vuelta, evitando la tercera de Sam Bennett (Bora), mientras Quintana le recuperaba más de 5 minutos al líder, se colocaba segundo (a 2:24 de Roglic) y echaba del podio a Pogacar (ahora cuarto, a 3:42). Valverde es tercero (a 2:48)


La etapa de mañana

La decimoctava etapa llevará mañana a los corredores desde Colmenar Viejo a Becerril de la Sierra, 177’5 km íntegramente en la Comunidad de Madrid.

El recorrido pasa por cuatro puertos de montaña, por este orden, Navacerrada (11’8 km al 6’3%), La Morcuera (dos veces, una  de 13’2 al 5% y la otra 10’4 km al 6’7%) y Cotos (13’9 km al 4’8%). Este  último está a 25 km de la meta.