La UE se muestra impaciente por el cuento de nunca acabar del Brexit

El eje francoalemán, que manda realmente en la UE, ha advertido, con matices pero con claridad, que no apoya la estrategia de la oposición británica de retrasar la votación del acuerdo alcanzado con el primer ministro británico, Boris Johnson, sobre el Brexit.

Dabid Lazkanoiturburu|21/10/2019
Eliseo
Sibeth Ndiaye, portavoz del gobierno francés. (Jacques DEMARTHON -AFP)

El Gobierno francés se ha reafirmado hoy en que «a nadie interesa una prórroga suplementaria» en la fecha de entrada en vigor del Brexit, mientras que Alemania se ha mostrado abierta tan solo a «un corto receso técnico» en el plazo de salida de Gran Bretaña de la UE.

«Le toca al Parlamento británico decir lo que piensa, no a la Unión Europea», ha insistido la portavoz del gobierno francés, Sibeth Ndiaye.

Según ella, «los británicos deben dar una respuesta clara a una alternativa muy simple: están a favor o en contra del acuerdo? A partir de ahí, una vez que tengamos una respuesta clara a una cuestión que, reconozco, no es tan simple, pero que ha sido objeto de más de dos años de negociaciones, podremos decidir nuestra actitud», ha añadido Ndiaye, reivindicando que «había una serie de puntos que han sido desbloqueados, lo que ha supuesto un esfuerzo considerable por parte de la UE».

La secretaria de Estado francesa de Asuntos Europeos, Amélie de Montchalin, ha coincidido en declaraciones en la televisión ‘BFMTV’ que «la actual incertidumbre» que pesa sobre el Brexit  «es peor que una salida sin acuerdo», porque en ese escenario, que considera «dañino», «al menos se sabe lo que pasa».

«Europa no puede estar obligada al inmovilismo por el juego político británico», ha insistido la encargada del Brexit en el Gobierno francés, quien también ha mandado un recado a Johnson al citar dos posibilidades que justificarían el retraso de la salida británica: un adelanto electoral o la repetición del referéndum de 2016. «No somos partidarios de algo que se retrase hasta el infinito. El problema no se resuelve solo. No vamos a dar a Boris Johnson seis meses más para ver si logra un milagro», ha sentenciado.

Por su parte, el gobierno alemán ha señalado que solo está dispuesto a aceptar «un corto retraso técnico» de la fecha del Brexit, el justo para que el acuerdo de salida obtenga el aval del Parlamento británico.

Esta toma de posición coincide con la decisión de las instituciones comunitarias de no apresurarse y dar tiempo a ver si Johnson consigue que se vote y, en su caso, se apruebe el acuerdo. La Comisión Europea y el Parlamento de Estrasburgo siguen acompasando el proceso de ratificación del acuerdo en espera de que se despeje el lío de Westminster.

NOTICIAS RELACIONADAS