ABAO pondrá en escena la ópera ‘Jerusalem’ de Verdi

ABAO pondrá en escena a partir del 16 de noviembre en Bilbo la ópera ‘Jerusalem’ de Verdi, interpretada por Jorge de León, considerado uno de los mejores tenores contemporáneos, junto a la soprano Rocío Ignacio y el bajo Michele Pertusi.

NAIZ|12/11/2019

ABAO trae a Bilbo ‘Jerusalem’, la primera obra compuesta por Verdi para la Ópera de París que se representará en la capital vizcaina los días 16, 19, 22 y 25 de noviembre, en el marco del proyecto Tutto Verdi de ABAO y coproducida con el Theater Bonn, bajo la dirección de escena de Francisco Negrín. La ópera podrá verse por primera vez en el Estado español.

‘Jerusalem’ marcó un punto de inflexión tanto a nivel personal como profesional para Verdi, que durante la década siguiente desarrolló nuevos proyectos en París como ‘Las vísperas sicilianas’ en 1855, y la reelaboración de ‘Il trovatore’ como ‘Le trouvère’ en 1857, seguida en la siguiente década de la revisión de ‘Macbeth’ en 1865.

Según ha destacado este martes la ABAO, todo ello le permitió adquirir una comprensión de la cultura musical y teatral francesa sin la cual las obras de su época media y de madurez, de ‘La traviata’ a ‘Aida’, habrían sido diferentes.

Completarán el cartel de interpretes de la obra el barítono Pablo Gálvez, el bajo Fernando Latorre, la presentación del tenor Moisés Marín, el bajo Deyan Vatchkov, la soprano Alba Chantar, el bajo David Lagares y Gerardo López.

Al frente de la Bilbao Orkestra Sinfonikoa durante la representación estará Francesco Ivan Ciampa, que ya ha dirigido partituras verdianas con ‘Attila’ (2014), ‘Messa da Requiem’ (2016) y ‘Stiffelio’ (2017), según ha informado la ABAO, que ha destacado la «grandiosa fuerza escénica» de este montaje.

«Esta obra vive hoy una actualidad plena», ha señalado Francisco Negrín, ya que «tiene la música y el texto adecuados para recordar los peligros del abuso de poder y de la falta de verdad y compasión».

Para esta propuesta escénica Negrín ha contado con la escenografía de Paco Azorín, el estilizado y cambiante vestuario de Domenico Franchi, y las luces expresionistas de Thomas Roscher.