Marruecos impide a parlamentarios vascos entrar en los territorios ocupados

Las autoridades marroquíes han impedido hoy a cuatro parlamentarios vascos del “Intergrupo Paz y Libertad para el Pueblo Saharaui” entrar en el territorios ocupados del Sáhara Occidental, donde tenían pensado desarrollar una semana de visitas.

NAIZ|01/12/2019
Sahara2
La delegación vasca que ha intentado acudir a los territorios ocupados del Sáhara (@Equipe_Media)

La delegación del Parlamento de Gasteiz que ha sido interceptada por agentes marroquíes está formada por Eva Juez(PNV), Josu Estarrona (EH Bildu), Iñigo Martínez (Elkarrekin Podemos) y Carmelo Barrio (PP), y la maniobra ha sido denunciada de inmediato a través de las redes sociales, tanto por algunos de los afectados, como Martínez, que ha subido un video del momento en que han sido abordados, como por compañeros y compañeras de la Cámara, como los parlamentarios soberanistas Unai Urruzuno y Diana Urrea, viralizando lo ocurrido y multiplicando las críticas a esta actuación. 

Por su parte, Barrio ha declarado a la agencia Efe que el avión de la compañía Binter en el que viajaban ha aterrizado en El Aaiún procedente de Las Palmas, pero nada más aterrizar un representante del gobierno marroquí les ha comunicado verbalmente que no podrían bajar a tierra y que debían regresar en el mismo avión a Canarias.

El propio comandante del vuelo ha sido emplazado a que transportara de vuelta a Las Palmas a los parlamentarios vascos, a los que acompañaba una periodista y activista saharaui llamada Nezha Khalidi, que sí ha podido bajar a tierra.

Barrio, que ejerce de coordinador del grupo, ha explicado que la intención de los parlamentarios era «tomar contacto con los representantes del pueblo saharaui» y hablar con las organizaciones pro derechos humanos, sin excluir una reunión con las autoridades marroquíes «si ellos nos lo piden».

Una práctica habitual

No es la primera vez que un grupo de políticos extrenjeros se ve obligado a dar media vuelta sin pisar siquiera el territorio saharaui; de hecho, lo más habitual es que esto suceda casi sistemáticamente.

Las autoridades marroquíes nunca dan una orden de expulsión por escrito, pero suelen argumentar a posteriori que esas visitas vienen marcadas por «una agenda hostil» hacia Marruecos, además de que los visitantes «infringen las reglas migratorias» porque ingresan como turistas cuando en realidad tienen una agenda política.

Así, por ejemplo, en el año 2016, último del que se disponen de cifras oficiales, las autoridades marroquíes expulsaron a 93 personas en total cuando trataban de entrar al Sáhara o cuando ya habían entrado, todos por esas mismas razones.

El propio Barrio ha indicado que ya en otra ocasión fue expulsado del Sáhara en circunstancias similares a las de hoy, mientras que en una visita posterior sí logró entrar en el territorio saharaui, aunque en aquella visita dijo haberse sentido«"constantemente vigilado».

Denuncia del Frente Polisario

En una nota, el Frente Polisario ha expresado su «máxima solidaridad» con las personas afectadas, que según señala «han intentado romper el bloqueo informativo impuesto mediante la ausencia de observadores internacionales y medios de comunicación».

A su juicio, este hecho «demuestra, una vez mas, que Marruecos actúa con total impunidad, para seguir ocultando las atrocidades y violaciones de derechos humanos que sufre diariamente el pueblo saharaui en los territorios ocupados del Sahara Occidental por parte de Marruecos».

En este sentido, el Frente Polisario ha solicitado al Gobierno español que «pida explicaciones ante este lamentable capitulo que engrosa la lista de las innumerables delegaciones del Estado Español que, cada vez que han intentado acceder al territorio del Sahara Occidental ocupado, han chocado contra este muro infranqueable impuesto por Marruecos».