La recuperación del empleo en la CAV ha sido «sostenida» pero aún existe «cronificación» en el paro

Araba, Bizkaia y Gipuzkoa recuperaron más de 100.000 empleos desde 2015, con 980.596 afiliaciones a la Seguridad Social a finales de 2019. No obstante, el 66% de los parados no percibe prestaciones porque están «cronificados», según el balance realizado por Sara de la Rica, directora de la Fundación ISEAK y catedrática de Economía de la UPV/EHU.

NAIZ|23/01/2020
Lanbide
Oficina de Lanbide de Barakaldo. (Luis JAUREGIALTZO / FOKU)

Sara de la Rica, directora de la Fundación ISEAK y catedrática de Economía de la UPV/EHU, ha presentado un balance del mercado laboral en la CAV durante el pasado año, en el que se alcanzaron los valores máximos de afiliación a la Seguridad Social. Ha asegurado además que la recuperación del empleo ha sido «sostenida y homogénea» en los tres herrialdes.

En concreto, según los datos aportados en la comparecencia de este jueves, desde el inicio de la recuperación económica en 2015, Araba, Bizkaia y Gipuzkoa han recuperado más de 100.000 empleos, situándose a finales de 2019 con 980.596 afiliaciones a la Seguridad Social, una cifra que no lograba desde los momentos pre-crisis.

Sara de la Rica ha precisado que entre 15.000 o 20.000 personas han recuperado su empleo por año, por lo que concluye que ha habido una «sostenida» recuperación del empleo desde el inicio de la recuperación que, además, ha sido «homogénea» en los tres territorios. Sin embargo, en el caso de los autónomos no han «repuntado» pese a la recuperación.

Un mayor grado de «cronificación» en el paro

Por otra parte, el paro registrado ha descendido en 2019 en 5.510 personas en Euskadi, situando la cifra total en 114.150, de los que 76.000 «no cobran» porque están «cronificados» en el desempleo y no perciben prestaciones. Frente a los 100.000 afiliados recuperados desde 2015, se han perdido 60.000.

La catedrática ha afirmado que uno de los «grandes problemas» de la CAV es que aunque tiene «pocas personas desempleadas», tiene un grado de cronificación en el paro «mayor» que en otras comunidades autónomas del Estado español, si bien parece que se va «suavizando en los últimos meses».

Junto a este problema, ha aludido a otro que «está muy cercano al fraude» y es el hecho de los despidos de personas que se producen a partir de mayo o junio en la educación y sanidad para luego volver a ser contratadas, lo que evidencia que su actividad «no era temporal sino indefinida». En concreto, en mayo había 69.731 contratados en estos sectores y en setiembre 58.267, lo que supone 11.104 despidos en esos meses hasta llegar a octubre cuando la cifra de contratados subió nuevamente, hasta los 69.172.