Una exposición recoge en Kubo Kutxa «la tremenda influencia» de Goya en otros artistas

La muestra que abre mañana sus puertas propone un acercamiento a la influencia que la obra de Goya ha tenido en otros artistas. Pintor revolucionario en la forma y en el fondo, aún hoy sigue agitando conciencias y condicionando la obra ajena. ‘El sueño de la razón. La sombra de Goya en el arte contemporáneo’ estará abierta hasta el 12 de abril.

Oihane Larretxea|Donostia|23/01/2020
Lopez_cuenca
El artista Rogelio López Cuenca solapa el cuadro ‘3 de mayo en Madrid’ con la guerra del Golfo. (Rogelio López Cuenca)

La influencia que ha tenido en otros artistas la obra de Francisco Goya (1746-1828) dificilmente se puede cuantificar. Su sombra es muy alargada aún hoy, 200 años después de que comenzara a pintar las denominadas Pinturas Negras. Las realizó en dos estancias de su finca la Quinta del Sordo, a orillas del río Manzanares. Esas pinturas se pueden ver, por suerte, en el Museo del Prado.

La nueva exposición que a partir de mañana estará abierta al público en el Kubo Kutxa del Kursaal, ‘El sueño de la razón. La sombra de Goya en el arte contemporáneo’ pretende recoger parte de esa influencia que ha tenido en otros creadores. A través de 91 obras, 53 artistas del Estado e internacionales ofrecen su visión de la obra del pintor español y traen su obra con una mirada actual.

Según ha explicado la comisaria Oliva María Rubio, Doctora en Historia del Arte y directora artística de La Fábrica, no pretende recogerlo todo por que, sencillamente, es imposible. Se ha recogido obra realizada desde los años 60 hasta la actualidad, y se pueden ver pinturas, esculturas, fotografías y serigrafias, entre otras disciplinas. «La influencia de Goya en absolutamente tremenda, y llega hasta nuestros días», ha señalado.

Sus pinturas son un reflejo de la época que le tocó vivir, «ese Siglo de las Luces en que la Razón no garantiza nada», ha expresado. También palpable la gran desilusión que experimentó ante la desigualdad y la injusticia o las guerras. Fue revolucionario en el fondo y en la forma. Sus cuadros belicos no hablaban, como hasta entonces lo hizo la pintura, de la exaltación del poder. Goya optó por romper con la norma académica y hablar de la muerte, de las torturas, del dolor, de lo grotesco de las guerras, en definitiva.

Una relectura de obras conocidas

La exposición está articulada en cinco secciones temáticas, siguiendo las series de Goya , después de contraer la enfermedad que lo dejaría sordo en 1972. Se trata de ‘Los caprichos’, ‘Los desastres de la guerra’, ‘Los disparates’, ‘Pinturas negras’ y otras obras como ‘El 3 de mayo en Madrid’.

Obras conocidas como ‘Perro semihundido’ o ‘Saturno devorando a su hijo’ están reinterpretadas en la sala. En este caso, Francisco Leiro propone una impactante escultura titulada ‘Cronos vomitando a su hijo’ y Pilar Albarracín rememora las «asnerías» que citaba Goya para criticar a maestros y médicos ignorantes y nobles que explotaban con sus rentas y derechos señoriales a los campesinos. Con una mirada contemporánea, la artista plantea «una sátira de la cultura actual, una crítica a la formación y transmisión del conocimiento», ha explicado Rubio.

Entre los y las artitas destacan nombres españoles como Antonio Saura o Manuel Rivera, e internacionales como Simon Edmonson, Yasumasa Morimura o Zoran Music.