Unos 80 presos vascos deberían estar en libertad condicional por superar ya tres cuartos de condena

Unos 80 presos y presas de EPPK estarían en la calle este mismo año si se aplicara sin excepcionalidades la libertad condicional. La gran mayoría de ellos, por haber superado los tres cuartos de condena. Más de la mitad siguen sin embargo en la jaula del primer grado.

Ramón Sola|05/08/2020
Presos
La denuncia de la excepcionalidad, ante las playas el pasado domingo. (Juan Carlos RUIZ | FOKU)

Aunque por pura emergencia en los últimos años se ha incidido sobre todo en la cuestión de los presos enfermos o el alejamiento, hay otro punto de excepcionalidad en la política penitenciaria que genera una afección muy potente y numerosa: según explica el último número de ‘KaleraInfo’, unos 80 presos y presas de EPPK deberían estar en libertad condicional este mismo año si se aplicaran las legislaciones comunes, sobre todo por haber superado las tres cuartas partes de sus condenas, aunque las casuísticas resultan diferentes.

El grupo más numeroso de ellos (unos 50) lo conforman quienes han pasado ese tope pero se encuentran en primer grado (aplicado sistemáticamente a EPPK) o en la variante del artículo 100.2, que se traduce en condiciones algo más flexibles pero sin cambiar de grado. Cabe recordar que por ley la aplicación del primer grado debe estar justificada en razones como la inadaptación y revisarse además cada cierto tiempo, lo que no ocurre con estas personas, puesto que no es infrecuente que pasen más de dos décadas en primer grado sin justificación ni revisión alguna. Si se hubiera ido produciendo una progresión normal a segundo y tercero, podrían solicitar la libertad condicional. Gran parte del problema, por tanto, viene heredada de décadas de política carcelaria excepcional.

Hay un segundo bloque de unos 20 prisioneros que ya están clasificados en segundo grado y que en este 2020 deberían progresar a tercero, pudiendo cruzar así la puerta de la calle. Sin embargo, es conocido que el tránsito de segundo a tercero se está materializando con cuentagotas. Solo en torno a una docena han podido disfrutar de permisos de algunos días tras una batalla legal siempre intensa y menos aún han logrado llegar al tercer grado; el primero, el durangarra Gorka Fraile, que ya ha dejado atrás la prisión.

Se les suman unos pocos casos en que el tercer grado no se ha traducido aún en libertad condicional o que ni siquiera han alcanzado ese estatus por otro factor de excepcionalidad vigente: la negativa a descontar condenas cumplidas en otro estado, contra el criterio que marcó Europa ya en 2008 y que el Estado español incumple con una artimaña legal.

Y además, lejos

En consecuencia, en la actualidad en el Estado español hay encerrados cerca de 70 presos de EPPK que tienen ya superada o pasarán antes de acabar el año la barrera de los tres cuartos de cumplimiento que debería dar acceso a la libertad condicional.

‘KaleraInfo’ refleja que todos ellos deberían quedar libres este mismo 2020, pero sin embargo no solo tienen la puerta cerrada hasta el momento sino que la mayoría se encuentran en prisiones muy alejadas: Huelva, Puerto de Santa María, Almería, Algeciras, Córdoba, Sevilla, Granada, Jaén, Murcia, Galicia...

«Si no se aplican las medidas previstas en la ley y el reglamento penitenciario –tercer grado y libertad condicional para quienes cumplan las condiciones–, solo quince presos saldrán de la cárcel en 2020... y todos tras agotar la condena», concluye el informe de Euskal Presoen Aldeko Batzordea de Sortu. Añade el listado completo de quienes se encuentran en esta situación.

Por aportar algunos nombres que pueden ser más conocidos por distintas circunstancias, Iñaki Arakama, Sebas Etxaniz, Antton Troitiño, Marta Igarriz, Jagoba Codó...

En el Estado español esta cuestión afecta exactamente al 37,5% del Colectivo, con datos de junio.

NOTICIAS RELACIONADAS