LAB denuncia que el covid y la tele-asistencia implantada por Osasunbidea colapsan el 112

LAB ha denunciado la situación que han creado en el servicio de emergencias del 112 el covid-19 y la «tele-desasistencia» implantada por Osasunbidea, de tal manera que vive situaciones de colapso al tener que atender consultas que no son propiamente urgencias. Además, pone el acento en que se destinan enfermeras a tareas del citado teléfono y en el rastreo que podrían realizar administrativos, mientras apenas se refuerzan las plantillas de Atención Primaria.

Pello Guerra|14/08/2020
Lab
Comparecencia de representantes de LAB para denunciar el colpaso del 112 en Nafarroa.

Según han puesto de relieve en una comparecencia ante los medios representantes de la central en Osasunbidea y los servicios de emergencias, por un lado, «el teléfono de consejo y consultas sobre el covid no cuenta con personal suficiente y tiene un horario limitado». Esta situación hace que la ciudadanía y los profesionales de salud terminen llamando al 112 «para realizar consultas sobre el virus o las pruebas PCR, e incluso para pedir cita». Este hecho hace que el teléfono de emergencias se vea «desbordado» y mientras, no atienda las llamadas de urgencia para el que está destinado.

Incluso se da la circunstancia de que el sistema de atención telefónica implantado en los centros de salud hace que pacientes de Atención Primaria terminen recurriendo al 112 «para que alguien vaya a verles al no conseguir una atención adecuada en su propio centro de salud». Un hecho que empeora en el caso de los pacientes con patologías graves y que en algunos casos han terminado «requiriendo traslado a centro hospitalario».

Esta situación está afectando especialmente a personas mayores y pacientes crónicos, que «nos transmiten la sensación de desamparo y abandono que sienten por parte de los servicios públicos», denuncia LAB.

Como ejemplo de la saturación que sufre el 112, han desvelado que el pasado 4 de agosto, al recibirse también numerosas llamadas relacionadas con la tormenta eléctrica y el incendio de Gazolatz, «el sistema de SOS Navarra cayese, quedándose fuera de servicio durante casi media hora».

El sindicato también ha mostrado su malestar porque, en plena pandemia, la Subdirección del Servicio de Urgencias de Nafarroa ha creado un nuevo servicio de enfermería en el 112 que ha supuesto su traslado para atender consultas que «no son de urgencia». Un hecho que alarma especialmente al sindicato ya que supone destinar recursos que deberían «reforzar a Atención Primaria y los centros de salud» teniendo en cuenta que son enfermeras y las labores que realizan en el 112 las podrían llevar a cabo otros profesionales administrativos. En este sentido, considera «significativo que durante toda la crisis del covid, de los más de 650 profesionales contratados, solo 31 han sido asignados a los centros de salud.

En cambio, 40 enfermeras se encargan de tareas de rastreo del covid que podrían hacer otros profesionales, con un total de rastreadores que «debería multiplicarse por cuatro o cinco para ser eficaz de cara a controlar la cadena de contagio».

Por ello, LAB concluye que «algunos responsables de Salud tienen como objetivo acabar con el modelo de emergencia integral actual para implantar un modelo sesgado e inconexo que deja a Sanidad desgajada del resto». Y mientras, «las direcciones de Protección Civil y de Interior echan balones fuera aduciendo que Salud actúa por su cuenta».

En vista de la situación, desde LAB se exige a Osasunbidea y la Dirección General de Interior del Gobierno de Nafarroa «que tomen las medidas correspondientes para solucionarla» Y exige «recursos suficientes para atender las consultas sobre el covid-19 y las pruebas PCR en el teléfono de consejo, aumentar el número de personal rastreador con perfil administrativo, así como reforzar cuanto sea necesario la Atención Primaria». Considera que «sólo así se podrá garantizar una atención adecuada a las personas usuarias, reservando el 112 para urgencias y emergencias, tal y como corresponde».