14/06/2015

«El gluten no es mi opción. Soy celíaco»
XANDRA ROMERO
50salud855

El gluten no es mi opción. Soy celíaco, es mi condición». Este ha sido el lema del Día del Celíaco, celebrado el pasado 27 de mayo. Al parecer, este colectivo está harto de que se banalice o se confunda su condición con una absurda moda más para supuestamente perder peso, mejorar el rendimiento y un largo etcétera. Por eso, este artículo está dedicado a ellos, los que sufren la enfermedad celíaca. Y es que los celíacos son enfermos, que nos quede claro. Es como cuando insisto en que los obesos son enfermos. Lo raro es que frases como estas deban escribirse tanto para que la población, confundida con falsos mensajes de quienes quieren sacar tajada, las interioricen y dejen de hacer no sé qué equilibrios y trucos peligrosos para adelgazar o un sinfín de chorradas varias. Este es el caso de la moda anti gluten (os sonará la moda anti lactosa, ¿no? Pues más de lo mismo). Pero ¿de verdad sabemos qué es el gluten y cuáles son las condiciones de ser celíaco?

Entonces, empecemos por lo básico:

• ¿Qué es el gluten y dónde está? Es una proteína que se encuentra en la semilla del trigo, cebada, centeno, espelta, triticale y posiblemente avena.

• Alguien es celíaco cuando sufre una intolerancia permanente (de por vida, no según conveniencia) al gluten, caracterizada por una reacción inflamatoria de tipo inmune (alérgica) en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de los nutrientes ingeridos.

• ¿Cuáles son sus síntomas? Pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, pérdida de masa muscular, retraso del crecimiento, alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, introversión, tristeza), dolores abdominales, meteorismo y anemia.

• ¿Cómo saber si se es celíaco? Como enfermedad que es, existe un diagnóstico clínico que se compone de una analítica de sangre específica así como una biopsia de la mucosa intestinal.

• ¿Cómo se trata? Con una dieta estricta sin gluten durante toda la vida. Toda la vida, no según me conviene, porque ahora me quiero “cuidar” o quiero tener el pelo más brillante (verídico).

Entonces, ¿por qué dejamos que el negocio de la industria alimentaria nos arrastre haciendo que perdamos la perspectiva de lo que es una severa enfermedad y otra absurda y peligrosa moda de lo “saludable”?, ¿por qué el 30% de los adultos de Estados Unidos ha dejado o intenta dejar de consumir productos con gluten cuando solo entre un 0,75% y un 1% de la población es celíaca?

Porque esa industria tiene mucho poder y nosotros somos muy poco críticos y no nos damos cuenta de que, tanto en este como en otros casos, no solo gana en ventas, sino también en márgenes. Los alimentos libres de gluten son bastante más caros que los convencionales. Los celíacos lo pagan por necesidad y el resto se deja engatusar porque cree que está comprando una variedad más saludable.

Lo curioso es que no es más saludable. Eliminar el gluten de la dieta de manera injustificada no tiene beneficios demostrados y puede poner en riesgo la salud. De hecho, hay evidencias científicas que sugieren que una dieta sin gluten podría ser perjudicial para la salud intestinal en personas que no padecen enfermedad celíaca.