12/05/2019

Tarjetas prepago
BERTA GARCIA

Una tarjeta prepago es la que nos permite realizar compras por internet sin estar necesariamente ligada a nuestras cuentas bancarias y, por tanto, tiene un saldo limitado, aunque siempre con la posibilidad de recarga, dependiendo, claro está, de las condiciones de la entidad que la expide.

Con el rápido crecimiento de internet, las compras online se van multiplicando de forma exponencial, aunque eso sí, cada vez con más recelos y cuidados a la hora de pagar. Y es que los ataques de phishing –también conocido como suplantación de identidad por ser un método utilizado por los ciberdelincuentes para conseguir información personal de cuentas y tarjetas– están a la última, por lo que ni tan siquiera nos fiamos demasiado de las plataformas de pago virtuales de las empresas cibernéticas. Por esta razón las tarjetas prepago o de recarga nos ofrecen cierta soltura y garantía al manejarnos en la red con un fondo de dinero límite.

El funcionamiento de este tipo de tarjetas en cierto modo es similar a las de débito bancarias, ya que también con estas solo disponemos de un saldo tope diario, aunque suponen un mayor riesgo (hurto, robo o copia de claves). La diferencia estriba en que las “virtuales” no nos permiten realizar pagos aplazados, ni compras en establecimientos físicos y tampoco pasarnos del límite con el que se hace la recarga.

Así mismo la gestión y administración de la tarjeta se hace online y de forma inmediata, tanto para la recarga como para las cancelaciones. La entidad que la gestiona –que puede ser el mismo banco en el que tenemos otros servicios financieros– nos da un número, un código de seguridad y una fecha de caducidad.

Como usuarios, disponemos de múltiples opciones en el mercado. Solo es cosa de mirar, comparar y quedarnos con la mejor oferta nos ofrezca. Todas las entidades bancarias disponen de esta modalidad de pago y muchas no cobran comisiones anuales, además de ofrecernos otro tipo de ventajas interesantes, como por ejemplo un seguro y coberturas relativas a las compras por internet. Lo dicho, en estos momentos, son un tipo de tarjetas a tener en cuenta.