01/12/2019

Juguetes seguros
BERTA GARCIA

Desde el marco del consumo, los juguetes han de cumplir una serie de requisitos en materia de propiedades mecánicas y físicas, químicas, eléctricas, de higiene y radioactividad. E, igualmente, se debe proporcionar toda la información necesaria (etiquetado) a quienes los adquieren, junto con la garantía y la factura de la compra.

La normativa europea sobre seguridad de los juguetes garantiza su libre circulación por Europa, pero siempre que se cumplan los niveles de exigencia establecidos. De ahí que sea el sector más afectado en cuanto a número de alertas y retirada del mercado de miles de juguetes importados. Hasta hace una década, la marca CE, que va impresa en los envases de los juguetes, ya suponía una garantía en la seguridad, pero llegaron los países expertos en plagios e hicieron temblar a la industria juguetera europea, no solo por precio, sino por la entrada de juguetes inseguros y/o peligrosos.

Controlar este sector del mercado tan sensible ha supuesto tener que redoblar las inspecciones e ir ampliando la normativa con nuevos requisitos. Fruto de ello es la última modificación de la Directiva europea de 2009/48/CE, así como del R.D 1205/2011 (vigente desde el 18 de noviembre de 2019), que han fijado un valor límite para el uso del cromo VI en el material para juguetes como es la pintura, los polímeros duros y blandos, la madera, los productos textiles y otros.

Antes de pasar por el mostrador. A la hora de comprar hay que leer siempre las etiquetas de los juguetes, teniendo en cuenta que son una buena fuente de información para comprobar la edad recomendada del producto, los consejos de seguridad o la empresa responsable de la producción. No es recomendable la compra de juguetes en tiendas esporádicas, mejor hacerlo en comercios responsables donde te puedan informar y atender ante posibles reclamaciones.

Por la novedad que suponen, se debe poner especial atención a los denominados juguetes conectados, pues necesitan ser conectados a internet, lo que implica que se va a producir una recopilación de datos de los usuarios.