Iñaki IRIONDO

PNV y PSE rechazan el plan de rescate de la hostelería de EH Bildu entre quejas del sector

La mayoría absoluta de PNV y PSE ha vuelto a servir para rechazar propuestas de la oposición, esta vez un plan de rescate para la hostelería, que incluían la concreción de ayudas y su universalización. Asociaciones del gremio, que han acudido a la sesión, se han quejado de que, cuando algunas prometidas todavía no han llegado, necesitan acciones y no discursos.

El parlamentario de EH Bildu Iker Casanova, con una mascarilla de «Hostalaritza Bizirik». (Raúl BOGAJO/FOKU)
El parlamentario de EH Bildu Iker Casanova, con una mascarilla de «Hostalaritza Bizirik». (Raúl BOGAJO/FOKU)

EH Bildu ha presentado en el Parlamento de Gasteiz una moción, que venía a constituir un plan de rescate de la hostelería, con medidas concretas. Al final, toda la oposición ha acabado agrupándose en su eje, puesto que el PP ha presentado una enmienda que la copiaba casi textualmente con pequeños cambios. El texto de EH Bildu ha sido votado también por Elkarrekin Podemos-IU, y la enmienda del PP por los tres grupos.

Finalmente se ha aprobado la alternativa de PNV y PSE, que recoge que «el Parlamento Vasco insta al Gobierno Vasco a mantener, adecuar y a incrementar económicamente, en la medida de lo posible, en los Presupuestos 2021 las líneas de ayudas puestas en marcha en la fase inicial y en la fase de resistencia al impacto económico de la crisis sanitaria COVID-19 dirigidas a los sectores de turismo, hostelería y comercio».

En la enmienda gubernamental se agrupan otros puntos en la misma línea que la oposición y miembros de asociaciones de la hostelería que han asistido a la sesión han considerado como poco concretas. Los hosteleros, en rueda de prensa posterior al pleno, han recordado que muchos de ellos no han cobrado todavía las ayudas prometidas y han advertido de que el sector camina hacia un cierre generalizado.

Medidas propuestas

El parlamentario de EH Bildu Iker Casanova ha defendido su propuesta recordando la grave situación que están afrontando los autónomos de la hostelería, que cuando se ven obligados al cierre no se van al paro como otros trabajadores, sino que van con las deudas que arrastran de haber puesto en marcha sus establecimientos.

Ha propuesto universalizar las ayudas acordadas por el Gobierno de Lakua por su resolución del 8 de abril, de la que por falta de dotación suficiente, se quedaron fuera el 60% de los solicitantes aunque tenían derecho a ellas. También solicitaba ayudas directas, de 600 a 1200 euros de quienes se vieran obligados a un «cese de actividad». El plan recogía intervenciones públicas para la reducción de los alquileres, condonación de tasas e impuestos y aplazamientos de deudas. Y proponía la aceptación de una «declaración responsable» para agilizar la burocracia actual.

El PP ha hecho suya la propuesta de EH Bildu, con una corrección en una cita al impuesto de patrimonio. La similitud ha sido tal que Iker Casanova ha anunciado el voto a favor de su grupo, como «si la hubiera redactado yo mismo». Elkarrekin Podemos-IU ha apoyado ambos textos, y ha lamentado que prácticas de veto hayan impedido al PP buscar un acuerdo con la formación independentista. En cuanto a la enmienda de los partidos del Gobierno, el parlamentario de la formación morada, Jon Hernández, ha apuntado que carecía de la concreción que tenía la propuesta original de EH Bildu.

Las asociaciones piden hechos

Acabado el pleno, han comparecido ante los medios portavoces de Euskaldendak y Euskal Herriko Tabernariak que han criticado la falta de ayudas que les lleva al cierre de sus negocios.

La gerente de Arabadendak, Emi Sánchez, ha agradecido a EH Bildu su «consideración y empatía», mientras que su presidente Victor Manuel Ibáñez, ha asegurado que necesitan más concreciones y no tanto discurso como el escuchado durante el pleno. Sánchez ha denunciado que las ayudas de Lakua  «no están llegando a donde deberían llegar». La asociación pide medidas como la condonación de las cuotas de los autónomos, ayudas al pago de los alquileres, la eliminación de la tasa de veladores y la agilización de los trámites para su instalación.

Victor Manuel Ibáñez ha solicitado que las medidas que se adopte sean consultadas con el sector y no decididas de forma unilateral. Ha lamentado que «si hemos podido superar la primera ola de la pandemia la segunda ola puede tumbar al 50% de las empresas».

Los portavoces de Euskal Herriko Tabernariak, al igual que los de Euskaldendak, han denunciado la criminalización del sector. Según los taberneros su situación es «agónica» y han asegurado que las ayudas del Gobierno Vasco, de las que se han «jactado» en el pleno los partidos que lo apoyan, «son claramente insuficientes y no llegan a todos». Han reclamado «indemnizaciones». Además, han anunciado la convocatoria de movilizaciones el 7 de noviembre en las cuatro capitales de Hego Euskal Herria.